MANOLO TUA

EVOCACIONES ESCOLARES

 

 

Agarrados de la mano

Al salir juntos del colegio

Mientras tanto bajo el brazo

Yo celaba tus cuadernos

Y extasiado yo miraba tus cabellos

Esperando  en el camino

Tener la suerte de algún beso

Y así pasaba entre risas y embelesos

Mientras tanto en mis adentros

Me llenaba de ilusiones y  proyectos

Soñando con el amor ingenuo y tierno

Que llenaba de alegrías las calles del pueblo

Mientras la tenue brisa movía tus cabellos

Haciéndome sentir un mórbido celo

Porque con el aire se esfumaban mis sueños

Y se llevaba consigo mis queridos anhelos

Sin embargo, hoy son los gratos recuerdos

Que se pierden en las crines del tiempo

Cabalgando en el alma de un bardo viejo

Que no tuvo ni entereza ni el empeño

Porque se escudó en el escolar complejo

De no revelar sus verdaderos sentimientos

Y hoy se conforma, con revelar aquellos

Ratos que hoy son frustración de Momentos

Perdidos en la inmensidad del tiempo

Que nunca se olvidaron, están en mis sentimientos

Dando la oportunidad que surjan estos versos

Que iluminan con resplandor la realidad de mi cielo

Aunque otras estrellas brillen en tu firmamento.

Comentarios2

  • angeldelanoche

    Me gusto leerte ..transporta y hace sonreír ..un abrazo

    • MANOLO TUA

      Gracias por tus gentiles comentarios, me encanta que le guste angeldelanoche, el transportarse a momentos vividos es objetivo de la poesía y el revivir es no estar ausente de gratos o sutiles momentos, que marcan con tinta indeleble el corazon de un alma enamorada.

    • LPawx

      Los amores escolares siempre tienen algo que evocan a una época donde la inocencia aún existía. Excelente. Saludos y un abrazo

      • MANOLO TUA

        Así es, mi estimada Ariane G. aunque existe un tango que textualmente dice" amores de estudiantes, flores de un dia son...", sin embargo la evocación de esos e ingenuos afectos, siguen llenando las alforjas de ilusiones, de masas de estudiantes enamorados, nosotros revivimos en el recuerdo, la inocencia, el afecto y la sinceridad de esos infantiles o juveniles amores y hoy son el andamiaje de un recuerdo imperecedero. Gracias Ariane G., con el afecto militante de un bardo viejo, que hoy se regocija con el corretear de los nietos.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.