Frögel Franco

Manaña

Fresca y esplendorosa mañana veraniega

Que me muestras a diario lo bello de la aurora

Preciosa te ves ante inopinada llovizna

El cantar de los pájaros tu armonía decora

 

Amo recorrer las calles cubiertas de rocío

Al pasar hasta los perros felices me saludan

A veces siento que el mundo se haya vacío

Ya que solo veo aves que de sus nidos se mudan

 

Me detengo un instante a contemplar el amanecer

Mientras relajado voy dejando volar la imaginación

Todo se ve naranja hasta que el sol va queriendo aparecer

Cada día esta escena me llena de emoción

 

Vuelvo extasiado y muy lentamente caminando

Los obreros muy temprano han salido a trabajar

La gente muy apresurada va el paso acelerando

Pobres, pues no han sabido estos pequeños placeres apreciar



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.