Marah

Ceguedad del amor

He visto en la cascada triste a Lisa:

tan altos sus balcones y laureles,

cayó como perdiz en los cordeles

del amor: el que marcha muy de prisa

 

envuelto en avalanchas y la brisa.

¡Qué fieros, qué tirantes carreteles,

echaron por el suelo sus dinteles

dejándole la alma circuncisa!

 

Día y noche tirita y se lamenta

por ver a su palomo como injerto

de una tuna en el agua turbulenta.

 

¡Pobre Lisa, muy pronto ha descubierto

que el amor pone coto…pone renta…

y más si el corazón está abierto!

 

          ¡Un ojo tiene tuerto:

porque besa con todas sus glicinas

 la boca que le clava las espinas!

 

 

 

Comentarios1

  • liborio cantillo

    el amor, un sentimiento que esclaviza y nos domina y no pocs veces nos clava sus espinas,
    dolientes versos para lisa
    saludos amigables

    • Marah

      Gracias amigo por tu lectura y amable comentario, saludos cordiales



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.