Mujer Nagual

preludio

soy una hoja en blanco

fundida en el anatema

 

no silbo ni callo

algunas cosas suelen girar

hasta ser otras más.

 

no entiendo de tiempos

ni de fechas

 

me estoy arrancando 

un espinar del corazón

 

 estoy abriendo la puerta

a ningún lugar

porque ya me cansé

de decidir por mí.

 

los vientos son los que andan

dando vueltas las hojas en el jardín

pueden pudrirse o fermentar

algo quizás llegue a nacer

lo que el impulso de la vida

une

 

indiviso 

hilos

tijeras

 

las lagañas caen por los cristales

se pone a saltar 

el amor galopando en el centro del pecho

mientras aquel y otros más dicen que no, eso no.

 

risas barbotando 

 en la ventana

imágenes rayos

en el sitio del tiempo final.

 

Siete pasos hasta el árbol

por los sueños caminas 

 

te salen las alas,

no te encuentro 

sin estar acá.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.