Samuel Santana

Cuita por lo falso

Fe, fe mía

¿por qué no me advertiste

que habían tantos perversos

vestidos de santos en el atrio?

¡Oh!

Cuánto daño me hizo la ingenuidad.

Habría sido roca bajo lluvia y

jamás te habría culpado de indiferencia.

Hubiera tenido intuición,

 sabiduría y, sobre todo,

coraje para no derramar

 estas lágrimas salobres.

Comentarios2

  • Rosa Maria Reeder

    La fe lo fortalece todo, Saludos

  • Luna y Poesía

    El dolor no debe dejarnos sin fe, ante cualquier adversidad no se debe quebrar la fe.
    ¡¡Un gusto leerte Samuel !!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.