Teodocio Potes

CUANDO LOS VIEJOS SON ESTORBO

Viejos mis huesos y mis sueños

viejas mis carnes e ilusiones,

pobres mis fuerzas e intenciones,

mas no pobres por viejo

mis profundas convicciones,

como esa que defiende la conciencia

de no ser inútil y tonto por lo añejo,

de no ser estorbo para los demás en sus acciones.

 

Joven otrora también fui

como lo eres tu en este momento.

Y como tu, fui dueño del mundo y del futuro,

amo y señor de mi destino,

con el pecho inflamado como los Lores,

merecedor del mas grande monumento,

sin ganarme el honor de tantas flores.

 

Pero a diferencia

de lo que expresas tu con el lamento

de tener que tolerar  a tanto viejo cansado,

yo a tu edad les tenia un gran respeto,

pues convencido estaba por fortuna

que lo que me legaban

lo habían amasado con sudor desde la cuna.

 

¿Quién eres tu joven imberbe?

¿Qué privilegio tienes con el veloz paso del tiempo

y con la muerte ?

¿Qué ladrillo del edificio social hoy construido

ha sido colocado por tus manos?

¿Qué garantía hay de que mas tarde

reconstruyas el mundo

que, según dices, imperfecto e inmundo te legamos?

Puedes reconstruirlo, claro esta,

puedes hacerlo,

y aun mas, ¡tienes que hacerlo !

Pero hasta tanto no lo hagas,

no señales la inutilidad de los que al mundo

antes que tu llegamos.

 

En tus jóvenes manos se anida la fuerza potencial, transformadora,

que te permite moldear la realidad que necesitas.

Mas, acusando a quienes ya nos vamos,

despreciando al anciano por sus años,

no lo conseguirás, !esfuerzo vano ¡

Solo lograrás que alguien mas joven que tu

de aquí a mañana,

deposite en ti este mismo odio gratuito,

con la desventaja de que no comprenderás

el origen de su saña.

Comentarios6

  • LIA

    QUIEN NO APRECIA LA SABIDURIA QUE DAN LOS AÑOS,
    NO SABRA NUNCA ESTRUCTURAR SUEÑOS ,
    NI GOZARA TAMPOCO DE LA TRANQUILIDAD QUE DA
    LA SOLIDES QUE LOS VALORES MORALES DAN A LA FAMILIA!

    EXCELENTE TEMA TOCAS HOY!

    UN ABRAZO

  • Edmée Cobo Giancáspero

    POETA

    QUE TEMA TAN SENSIBLE, EL ABANDONO EN LA VEJEZ ES UNA TRISTE REALIDAD, EL RELOJ NO SE DETIENE PARA NADIE, ENVEJECEMOS Y YA NO SOMOS LOS MISMOS.

    FELICITACIONES POR TUS VERSOS

  • PoemasDeLaSu

    Yo creo que para que nos amen en la vejez, tenemos que haber brindado previamente mucho amor a nuestros descendientes, bello y sentido poema.
    Un beso gigante

  • "N"

    CUANDO LOS AÑOS DEJAN HUELLA SOLO NOS QUEDA TRASMITIR TODO A LAS NUEVAS GENERACIONES AUN QUE NOS DEJEN EN UN RINCON DESDE AHÍ LES GRITAREMOS QUE LES FALTA MAS. ETTE ENE. GRACIAS AMIGO POR EL TEMA TAN VALIOSO QUE RECUERDAS PARA TODOS..................UN BESO

  • la negra rodriguez

    Un poema para ser leido por todos lo jóvenes del foro y del mundo, que se olvidaron de quienes son sus antecesores y cómo estorbos los dejan olvidados en los ancianatos,

  • Teodocio Potes

    Gracias a todos los que han comentado (y a los que leyeron y se sensibilizaron, tambien) El reto del arte, como éste por sobre cualquier otro, es poder imaginar situaciones que aunque no hayamos vivido, ni viviremos nunca, logren calar tan profundo como si en verdad fuera viviencia propia, de primera mano. Dije que muchas situaciones, objeto de temas poéticos, es posible que nunca las viviremos; podrá preguntar alguien, ¿acaso usted no va a llegar a viejo? Viejo somos, dependiendo de que referente usar. El niño de 10 años ya es un viejo para el bebe recien nacido. La vida humana es tan esquiva, que ni aún la vejez esta garantizada. Por otro lado, es posible que ya mañana no mas, cuando seamos verdaderamente ancianos, no sostengamos estas ideas sobre la vejez.
    Este poema nacio como un tributo nunca expresado a mis viejos. Tal vez sea agresivo un tanto con la juventud - que tambien merece profundo respeto y tributo. Pero cuando se ve tanta indiferencia de las nuevas generaciones con los ancianos y aún con los adultos en general, tiene uno que pronunciarse.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.