Santiago Miranda

Flaquer

El daño
el daño hecho está
el daño hecho está fulgurando las heridas abiertas
el daño hecho está fulgurando las heridas que se repiten
                                                  repiten
                                       repiten
                            repiten
                   en el
           dolor
ángel mártir / querubín
el daño hecho está
no huiste, viviste en pie
el daño hecho está
matarán a mis hermanos y callaré
el daño hecho está
callaré por que nunca, nunca
el daño hecho está
nunca tuve tu voz
el daño hecho está
y aún temo poder morir
el daño hecho está
y ninguno de ustedes volverá
el daño hecho está
a reír

 

en la herida: impunidad
en la tortura: impunidad
en secuestro ultimado: impunidad
en la amputación exasperante: impunidad
en la desaparición sobre un manto: impunidad
en el testimonio cobarde: impunidad
en la injusta condena: ya no doy más
en el sepulcro roído: impunidad
en el recuerdo: no digas más
en el olvido...

 

y los muertos
donde
         ¿donde?
                     !donde!
¿quedan, quedaron, quedarán?
-ellos no están
         nunca estuvieron
                      ¿de quien te atreves
                                               a hablar?


casi excluido de las palabras
quedan como silencios en las oraciones
de una madre, de padre, de hermano, de amante
una omisión voluntaria                             al medio
no recuerdo. sus nombres
(nunca los tuvo mi lengua al cantar / el silencio)
donde quedaron sus rostros
en fantasmáticas fotografías
ahora todos seremos fantasmas
de los que no vuelven j/amas

 

perdonar
progresar
casi olvidar
no. yo no soy tú
no perdonaría a mi asesino
ciertamente lo mataría a él antes
pero
perdonaste
antes de caer
el próximo muerto
previendo erróneamente el asesinato
que no seria tuyo sino de tu amado retoño
funesto acto
¿puedes perdonar ahora todo?
yo no puedo, no podría, no podré
yo no, digo no y lo diré ahí; no! no!
perdonaste tu muerte antes saber que no morirías
fácilmente tú y donde queda ahora tu cordura muerta?

 

§


Por las mañana que vestimos
las figuras de utopía
en espasmos
retorcidas
el daño
el          hecho
el daño hecho
está ahí, ahí, ahí
pero nadie lo puede ver
pero ya nadie lo quiere ver
              ahí, ahí está



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.