Vicente Martín Martín

Matrioska

Ven ahora, muchacha, bailarina en el viento de los soviets,
ven ahora que el tiempo huele a fruta y se desnudan
al sol los girasoles,
el mundo es una tienda de miles de matrioskas y todas como tú,
gotas de agua, muchacha, que no saben
de un verano en tus piernas
ni de un bosque sinfónico de violines en los campos de Stalin.
Ven ahora, matrioska, en el silencio que dejan los lobeznos
y duérmete en mis venas,
yo diré
buenas noches en ruso, dobry vecher,
y pondré entre las nubes un cartel en cirílico y una  estrella en francés
para que nadie
te destroce las flores o te venga
con ademanes nazis.
A ti, que eres el aire y el agua y estás llena de luz
qué más puedo ofrecerte si tu piel se vislumbra entre ciudades pequeñas
y es la noche perpetua en los inviernos de Rusia.
Fuera de ti los ángeles
son hermanos bohemios, me celebro en el humo de las fábricas
y me siento a mirar las autopistas,
fuera de ti los pueblos son idiomas sin  música,
son más hondos los puertos,
más frías las estancias.
¿Qué sería de mí si no tuviera tu azúcar disuelto en mis labios,
si las muchachas rubias enfermara de cáncer
y olvidaran su infancia,
quién daría sentido a este viaje de uniformes kafkianos
si me faltaras tú
o si tú fueras
no más que esa muchacha bailarina en viento de los soviets?

Comentarios2

  • chitto_cat

    exquisito devenir al leerlo, es como comer una carne argentina recien cocinada , mis más sinceras felicitaciones desde este pais umbilical saliendo de los sismos , edu

  • KALITA_007

    Es un gusto el haberte leído, me gustó, te felicito es lindo poema..
    En donde estoy envío mis afectos para ti…
    Kalita



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.