Hermes Antonio Varillas Labrador

“Humilde reflexión de un educador jubilado”

 

“Humilde reflexión de un educador jubilado”

 

Aunque parezca un asunto de todos los días

triste el caso de casi todo maestro jubilado

que de acuerdo al cruel maltrato recibido

por un régimen infame y desconsiderado,

debe retirarse y hundirse en un tremedal

ya no saber más de su hermoso apostolado.

 

Afortunado aquel país donde las condiciones

y la realidad del hecho educativo dignificado

le permite llegar y llevar un poco más allá

de su tiempo de servicio, ese intelectual bocado.

 

Admiro con mucho amor, deleite y fascinación

lo que ocurre en Japón, en Finlandia y otros lados

donde a un educador se le trata con honor

con consideración por su acto tan consagrado.

 

"Que ya hiciste mucho por la educación",

me dicen mis estudiantes aventajados

les respondo, no es suficiente a mi edad,

la flora no ceja de producir, pese al sol nublado.

 

Solamente le pido en mi oración al Altísimo

con humildad y sin ser demasiado exagerado

de un terrible alemán llamado Alzheimer

me mantenga libre de sus efectos muy alejado,

que me obsequie bondadosamente vida y salud

no verme convaleciente en una cama postrado,

deseo continuar adquiriendo conocimientos

y compartir con los menos y los más necesitados.

 

05/06/2016

 

Por Hermes Varillas Labrador

 

Comentarios2

  • Lita_81

    Que preciosa es la labor de un maestro que se entrega con amor a esa ardua labor, si bien es cierto esta no es reconocida en muchos países. Japón es uno por su nivel cultural o educación que tiene un régimen arraigado a costumbres pasadas. Pero su escrito esta muy hermoso en donde refleja la paupérrimas que sufren cuando se jubilan, han dado todo, pero sin embargo quedarán en los corazones de aquellos en los cuales vieron sus esfuerzos y grandes brindando el don del saber con amor y entrega
    Dios bendiga al maestro Antonio y a muchos más que están y ya partieron con su loable entrega a la educación. Felicidades me ha gustado su obra, saludos y eternos abrazos del alma.

    • Hermes Antonio Varillas Labrador

      "lita_81"... Tan arraigado a costumbres milenarias que sabia y dignamente es el trato a los educadores quienes están exentos de saludar con una reverencia e inclinación a sus emperadores. La razón de tal gesto de tanta consideración es que la vida misma les ha enseñado una lección de oro: "Sin educadores no habría emperadores".
      Abrazos recíprocos con el mismo aprecio...

    • Hermes Antonio Varillas Labrador

      Aunque parezca increíble, me preguntan con bastante curiosidad… ¿por qué luego de jubilado aún continúo empeñado en mi labor pedagógica y para colmo de males, ad honorem?
      Como docente con verdadera vocación puedo decir que es cuestión de responsabilidad, no se deja de enseñar por desaparecer de una nómina en un Plantel, es decir, ser responsable es dar respuesta más allá de un currículo, de un horario o de mísero sueldo o salario, es dar respuesta mucho más allá de una obligación ética y moral, y es concienciar a tu prójimo, y en especial a la generación de relevo donde han de estar los nuevos líderes que lleven las riendas desde país, que con honestidad y verdadero entendimiento de lo que es política, y desde lo más ominoso de nuestro contexto y lamentable realidad, en un mañana no muy lejano, sin discursos demagógicos, logren dignificar nuestra profesión como educadores.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.