Lechuza o Paula la Loca

...

¡Oh, no...!

Tú tampoco eres él que caerá sobre mi pecho y me amará...

No eres, no serás,

no hay azul cielo que acaricie mi pelo, 

ni abrazo ante esta vida-tempestad.

 

No, no hay lucero,

ni lamentos, ni brazos para estar. 

No hay soledad muda,

ni palabras que callar.

 

Solo un eterno intento,

una ola en el tiempo

que sueña integrarse en el mar...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.