Leonor Cuevas Martín

La vida en recuerdos

Al mirarlo, lo observaba.

Observándolo, lo miraba.

Su mundo, en lugar perdido.

Su vida, un sinsentido.

El reloj de sus recuerdos

se paró hace mucho tiempo

y sus historias vividas

son ahora su comida.

Experiencias del ayer

y alegrías del pasado

son el único motivo

por el que sonríe a ratos.

Miedos y penas que un día

superó y no recordaba

a su mente vuelven hoy

para inquietar su alma.

Su mente vaga  sin cese

y mil historias inventa,

él las percibe reales,

con entusiasmo las cuenta.

¿Dónde situar el límite

de realidad y ficción?

¿En el sueño, en la vigilia

o en nuestra imaginación?

¿Cómo saber si despiertos

lo que vemos es real?

¿Cómo distinguir sucesos

que solo en tu mente están?

Mirándolo, mil preguntas

a mi mente sacudían.

Observándolo, dudaba

del sentido de su vida.

Si ya no distingue apenas

que yo soy su compañera,

si su reloj se paró

en un momento cualquiera,

si el tren que guía su vida

hizo de esta una quimera

y observarlo cada día

solo alimenta mis penas,

¿cómo entender el destino

si a una persona tan buena

se le arrebató vivirlo

de una bonita manera

y a cambio siguió un camino

que a mi alma no consuela?

Comentarios2

  • Leonor Cuevas Martín

    Poema dedicado a las personas que sufren alzheimer y a sus cuidadores, si bien no quiere infundir desesperanza, aunque muchas veces haya altibajos en el camino.

  • anbel

    ¡Qué puedo decir que tu no hayas reflejado ya!... Es un tema complicado que no sólo afecta al que lo padece sino a sus familias que se ven desbordadas por la situación.Cada vez son más los afectados y más lo serán en una sociedad en la que una mayor esperanza de vida acarrea este tipo de problemas, sin que los recursos sean los suficientes para afrontarlos.
    Un abrazo, me alegra saber que hay más personas sensibilizadas con esta cruda realidad. Un placer leerte. 😄



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.