Raquel Lainez 1980

El pan de cada día

El grito del silencio
rompió la madrugada.

Las calles se llenaron
de rojo carmesí,
la luna fue su único testigo
mientras los búhos
miraban escépticos el cadáver.

¿Quién fue?
¡Pobrecito!
¿Y quién era?


El vacío de la noche
reclamaba lo sucedido.

A lo lejos,
el llanto de una madre
se desgarraba
entre el filo del frío;
de rodillas,
sostuvo su vientre
donde un día dio vida,
reclamando su fruto inerte.

Negra luz
Lobos de sombra
Cazadores de sangre

¿Dónde están?

El silencio entró con la penumbra
y los búhos no se volvieron asomarse jamás.

Comentarios2

  • liborio cantillo

    Lo que dices en tus versos es la realidad de este mundo de indiferencia, asesinatos el pan de cada dia
    Letras para meditar
    Saludos amigables

  • Lucy Quaglia

    Mucha conciencia social desparramada en la poesia, casi imposible de sostener para una persona sola, no importa cuan conciente de la frialdad de la vida en este planeta que llamamos Tierra.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.