Raquense

ACECHÁNDOTE...

Acechándote, con ademán de cazador,
asaltándote, en arrebato pecador.
Te observo en la terraza, intentando
atrapar el resplandor de alguna estrella
solitaria. Y tu cuerpo tiembla cuando
de pronto sientes mi presencia.
Te obligaré a naufragar, antes o después,
en las tinieblas de mi azar.
Y la luna te salpíca de luz fantasmal,
como en un sueño irreal.
Y tus ojos y tu cuerpo, prenden fuego
a mi fría piel y me siento hambriento
de tu ser, el deseo de los dos es tan
urgente, que carecemos de poder.

Acechándote, asaltándote.

Y la luna te salpíca de luz fantasmal,
como en un sueño irreal.
Y tus ojos y tu cuerpo, prenden fuego
a mi fría piel y entro en erupción.

Comentarios1

  • 40

    Una presa atrapada bajo el crepúsculo. Excelentes letras, Raquense!
    Me ha dado un gusto leer sus oscuras letras!
    Saludos!

    • Raquense

      Gracias amigo, un placer compartir con vos...
      excelente semana!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.