Santiago Miranda

Los autores noctumbros

Cuanto quisiera derramar mi sangre en el texto

(de lo existente dejar constancia)

pero las palabras impermeables a lo humano

me niegan y rechazan

me destierran a los altares de la hecatombe

me niegan y rechazan

bajo el pie de la montaña

no hay un ángel salvador

no soy Abraham en la colina

ni Mayakovski en la ribera

y la sangre que fluye no pinta las hojas

un nombre y apellido queda

a los pies de las letras

¿de un hombre?

perdura, la duda

al pie de la página

un nombre desconocido

retazo de una metáfora 

y nadie se pregunta y nadie se cuestiona

es como estas pequeñas

entrometidas ideas

mueven nuestros dedos y la lengua

en la carne y los tensados nervios 

y terminamos ambos

sin decirnos nada en la mirada

recorriendo los surcos del cuello

y las palmas de las manos

y pensamos el silencio debe ser superado

pero no lo decimos

y las pasiones caen en un poema moribundo

y no lo tocan y no lo ensucian

enfermo crónico del lenguaje

estamos (aquí o allá o en algún lado)

y ya no hay cura

cazando a la belleza:

caímos ultimados

y ya no hay cura

y nunca hubo

solo hambre

buscando fracturas

solo tiempo

enfriando lo servido

en la cama, en la mesa

estoy muriendo

y no me salvo

estoy callando

las palabras

me están abandonando

el ejército armado capitula

lo ejecutado

estas rebeldes pequeñas 

(¿ideas?)

me han arrebatado 

y ya no hay cura

muriendo estamos

 

 (a Ignacio Ortega)

Comentarios1

  • carina zanchetta

    Estimado Santiago, quiso el tiempo, o la hora que escuche tu poema, cuando leía a Pachelbel en Canon in D Major, eso hizo del simple evento, todo un acontecimiento!!! Bellísimo tu poema!!! Felicitaciones!! Carina

    • Santiago Miranda

      Gracias Carina! la única persona que comenta mis poemas, jaja podría decirse que tu eres mi único publico, me alegro de que te hayan gustado. saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.