Lobaina

Contraste

Oh Dios!

Cuánto necesita mi alma un sorbo de tu amor!

Estoy sediento y mi fuente se ha secado.

Mi alma hambrienta y mi carne saciada.

Mi espíritu de rodillas mas mi cuerpo en pie.

Oh Dios!

Cuánto necesito un sorbo de tu amor!

Comentarios1

  • Lobaina

    ya he vuelto a la fuente



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.