//www.poemas-del-alma.com/

Lobaina

Contraste

Oh Dios!

Cuánto necesita mi alma un sorbo de tu amor!

Estoy sediento y mi fuente se ha secado.

Mi alma hambrienta y mi carne saciada.

Mi espíritu de rodillas mas mi cuerpo en pie.

Oh Dios!

Cuánto necesito un sorbo de tu amor!