Joan Grimaldo

Tortura

Lo malo de romperme el corazón,

es que pierdo el apetito 

y no dejan de preguntar,

si estoy enfermo, a dieta o anoréxico.

Así que contra mi voluntad

ingreso cualquier alimento,

mientras escucho 

los reproches de mi estómago.

¿Aguantar un corazón roto 

y un estómago caprichoso?

Tortura que no le deseo a nadie. 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    La genialidad de tus hermosos versos borda las estrofas de tu poema amigo Joan Grimaldo
    Un placer leerte...
    Saludos de amistad...
    El Hombre de la Rosa

    • Joan Grimaldo

      Muchas gracias y saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.