REYNA GALACTICA

LOS CALCETINES ROTOS

LOS CALCETINES ROTOS
Suelo preguntarme por qué retorcida razón hay que sentir vergüenza por tener los calcetines rotos y dejárselos ver. Mi lógica mental no acepta este hecho. Es asunto de cada quien el estado de su ropa. O es que acaso se otorga poder a otros para entrometerse en tu vida, por unos simples agujeros que permiten a los talones hacerse visibles. O en ese, en el que se asoma, el imprudente dedo gordo del pie. Esta reflexión llega mi a través de un recuerdo. Ocurrió una vez que visité la boutique de una amiga. Fui acompañada de mi esposo y de un posible cliente. No era mi intención el comprar “algo”. Quise que la dueña y la compradora se conocieran e hicieran negocios entre ellas. Aunque era notorio mi desinterés por los artículos de la tienda, la amiga se empeñó en que me probase unos zapatos que estaban en la exhibición. Precisamente ese día, me puse unos calcetines rotos, justamente sobre ambos talones, que sobresalían mostrando su color rosado. Se asemejaban a un panecillo, suave y esponjoso. Educadamente, rechacé la propuesta.
Sorpresivamente, mi actitud resultó como una provocación. Los tres al unísono, prácticamente me exigían que me midiese el calzado. Y yo que no, y ellos que si, daba una excusa, me argüían mil razones. Me detuve a pensar, se generó un silencio tenso entre los cuatro. En mi breve cavilación me dije “si los complazco verán mis calcetines rotos, sino lo hago, igual sabrán que los tengo rotos y se reirán para sus adentros de mi. Tan pronto esté en casa, el esposo este, se encargará de fastidiarme la vida con el tema, se lo contará a mis hijos y todos se reirán de mí. La chica que traje como cliente, murmurará con sus amigas mi negativa de medirme los zapatos, y seguro que concluirá con ellas, acerca de su sospecha de que mis calcetines estaban rotos. También se burlará de mi situación de vergüenza. Y mi intensa amiga sabrá que no quise probarme los nuevos zapatos, no por el hecho de negarme a comprar; sino porque se imagina el tamaño de los huecos que dejan ver las carnes de mis pies. Se lo contará a su marido, y por tiempos indefinidos seré parte de sus anécdotas para el chisme. Pues No,no,no, y no. No se los permitiré. Esto se soluciona ahora mismo. Así que de forma súbita, me descalcé y todos vieron los huecos de mis calcetines. Hacía un gran esfuerzo para contener la risa. Me comporté como si ellos estuvieran perfectos, nada de explicaciones. Así que sin más me quité los zapatos y…ricooo… descansé mis pies sobre la mullida alfombra, froté mis talones sobre ella. Me senté a esperar los zapatos nuevos para probármelos. Mi actuación era perfecta, sonreía, contaba chistes, hablaba de trivialidades. Además me divertía enormemente ver la cara de todos, que no sabían cómo comportarse, se sentía entre ellos una incomodidad, una especie de pena ajena. Jajaja, ninguno se atrevía a decirme algo. No compré nada, pues repito, no estaba en mis planes. No obstante, estaba feliz, me sentía ganadora, triunfé sobre un tonto prejuicio.
Una vez en casa, el hombre me preguntó:- ¿Amor y es que tú no te diste cuenta del estado de tus calcetines? ¿Acaso no recordabas que estaban rotos? A lo cual respondí -¡Por supuesto que lo sabía! Siguió él-¿Cómo te atreviste a eso? – ¿Y por qué no? Le respondí. Acaso no era ese su empeño el que me probara los zapatos. Yo sólo complací a la audiencia. Con el valor agregado de mostrarles como superar un prejuicio.

Comentarios5

  • Lissi

    Una estrellita para esa ocurrente salida del apuro. Muy bien!! además me reí.
    Saludos

  • shoss

    Bien... Esa es mi chica.
    Felicidades.

    Un abrazo.

  • claudio ramirez vasquez

    LOS CALCETINES ROTOS, pasaré por ellos para exponerlo en el Museo.

    • REYNA GALACTICA

      Jajaja!! sería muy cómico. Besitos Claudio

    • Hermes Antonio Varillas Labrador

      Qué bien amiga Reyna Galáctica por tu exposición, cuando dejemos de actuar presionados por vanos prejuicios, seremos auténticamente libres de actuar con pensamiento propio y no con el de los demás... Saludos cordiales
      https://www.youtube.com/watch?v=Nrw3tRzhk50

      • REYNA GALACTICA

        Gracias Poeta!! Así lo siento es, tal como lo dices

      • AMADÍS

        Que interesante historia, yo también he llevado en algún momento algún calcetín roto y casi siempre, el del dedo gordo del pie. Ahora tengo que confesar que ,yo, como no soy tan valiente no me habría probado los zapatos. Pero me has dado un bonita lección. Y aprovecho para elogiar tu buena escritura. Saludos

        • REYNA GALACTICA

          Hola Miguel! Haciendo gala del humor venezolano, ante lo inevitable hay que relajarse y reírse de una misma.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.