Jet

Capricho

Y no quiso el azar que entretuviera

mis ojos en tu rostro bello y triste,

ni el capricho de amor que tu me diste

salvó mi corazón de esa manera.

 

Me quejo de lo pudo haber sido

si el corazón mío ya fuera el tuyo,

y lerdo y somnoliento casi intuyo

si para ambos hubiéramos nacido.

 

Mas no, la soledad que se empecina,

en encontrar amores desparejos

y en sendas para todo desengaño,

 

El caos que se peina a la gomina,

el corazón, qué vaina ese pendejo!

que canta el pasaran más de mil años.

Comentarios1

  • The White Witch

    Te deseo un amor, aunque sea rengo, pero que sea amor, después de todo que más tienes que hacer?... Si pa amar nacemos mi amigo... Que placer volver a leerte! Como siempre, impecable.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.