Adrianita Tana

MI CONDENA

Siento quemarme cuando estoy en tus brazos

Me subes al cielo y me bajas al infierno,

Besas como ángel y acaricias como el viento,

Suave y apasionado como ocaso en la primavera

 

Desbordas en mí una pasión huracanada,

descontrolada y fuerte como tornado,

Revolucionas mis sentidos

Y aceleras los latidos de mi corazón.

 

Enciendes mi piel como volcán,

Tus manos como agua pura

Se deslizan por mi cuerpo

Y me sumerges en un océano de placer.

 

Me seduces con tus ojos,

Me enloquece tu sonrisa,

Me apasionan tus caricias

y me condenas con tus besos.

 

Eres pecado que apasiona 

Que encanta y enamora

Más dulce que la miel

Y mortal como veneno.

Comentarios1

  • Anahi Montero

    Un amor prohibido!
    Me gustó...escribes bien 🙂



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.