Diaz Valero Alejandro José

Entre frases y reflexiones VI

A las piedras del río les cuesta llegar al mar.

*

Una canción es como una flor que no pierde aroma ni color.                           

*

La vida no es una estación, es sólo un camino.

*

El nudo de la corbata a veces mata.

*

Flores sin olor, artificiales son.

*

La luna en la laguna ve sus arrugas.

*

Si el mango se puso bonito le llegó la hora del mordisco.         

*

Comidas muy frías o muy calientes nos vuelve inapetentes.

*

¿Sabrá el pan que con su envejecimiento vendrá su desmoronamiento?

*

El hijo ignora si la madre llora, si quien llora es aquél, la madre llora con él.

*

El camino no pide nada, solo pisadas.

*

Cada vida es una muerte anunciada.

*

Cuando la muerte llega la vida guarda silencio.

*

La lluvia cristalina parió un hijo de siete colores.                

*

El pájaro no olvida donde anida.

*

Hay vidas que se burlan de la muerte.

*

La fría mañana se abraza al tibio sol de la esperanza.

*                                                                                                                                            

El amor y la tristeza, andan caminos que nadie piensa.

*

La lluvia regaña al sol, y él sin querer, ve sus lágrimas caer.

*                                                                                                              

El egoísmo esconde la bondad y finalmente la mata.

*

Parece cinismo, pero bondad en cierto aspecto es egoísmo.

*

Un velero puede encallar con mar o sin mar.

*

A quien le desbararatan el rompecabezas lo entiende mejor al recoger las piezas.

*

Las flores tienen una magia en su brevedad que las hace eternas.

*

El futuro es el pan que muchas veces ni mordemos, aún así ,lo seguimos amasando.

*

La luna en su indescifrable lenguaje contó a la noche sus penas.

*

El río como hilo y aguja zigzaguea entre faldas de montañas.

*

No es hacer poesía en la vida, es hacer de la vida, poesía.

*

Sus ojos con brillos de ayeres, iluminan su hoy.

*

Hay ojos que con su lluvia descubren arco iris.                

*

Los ojos que cerrados se vuelven oídos.

*

Lo ancho del camino casi siempre pasa desapercibido.

*

Eres la consonancia que esperé para rimar mi vida.

*

Cuando la flor da su perfume no se jacta ni presume.

*

Unos aman como siempre, otros aman como nunca.

*

La montaña atea se negó a moverse, entonces el sismo la derrumbó.

*

En la negrura de la noche se hace más evidente el amanecer.

*

Cuando las flores se marchitan el arbusto descansa.

*

La lluvia se desgrana para repartirse entre todos.

*

Súbete al lomo de un libro y cabalga tu intelecto.

*

Cuando un ave cierra sus alas el espacio lo reclama.

*

Todo acto de locura, suele invitar a la cordura.

*

Antes de enamorarse, hay que amarse.

*

Lo peligroso no es la serpiente, es su veneno.

*

La ley de la vida no admite reglamentos.

*

Puedo comunicarme con la noche con palabras de estrellas y silencios de sombras.

*

En la magnitud de mi serenidad se oculta la intensidad de mi sentir.

*

Lo más difici de remar es tener los remos.

*

El ave entristecido sin nido, cuando vuela se consuela.

*

Hay hojas que valen más cuando se secan.

*

No abras paréntesis en el infranqueable mundo de tu sonrisa.

*

Los hijos son como los dedos, iguales pero distintos

*

La luna no habla, sólo escucha.

*

La sonrisa de un enfermo alienta a sus familiares.

*

El camino de regreso parece otro camino.

*

Si las margaritas tuviesen menos pétalos, cuántas deshojadas se ahorrarían.

*

Las ovejas no saben distinguir entre lo blanco y lo negro. Los pastores sí.

*

La lluvia caía muy suave, dando caricias al tibio tejado.

*

La rectitud del soldado va más allá de pararse firme ante u superior.

*

No hay madre bruta, su instinto materno le da esa sabiduría con que deslumbra.

*

Hicieron añicos el silencio con el solo estrépito de sus apasionados latidos.

*

Los humanos padecemos cada cierto tiempo desastres naturales y nos alarmarnos, pero la naturaleza padece todo el tiempo desastres humanos, sin alarmarse.

*

La lluvia es para nosotros como una especia de canje, nos trae cosas y se lleva otras.

------------------------

Autor: Alejandro J. Díaz Valero

Maracaibo, Venezuela

Comentarios3



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.