Sara (Bar literario)

Lola del recuerdo

Oh, pequeña Lolita. 

Alas de mariposa. Y surges de tu recuerdo. Oh pequeña usurpadora de mi felicidad. Ya no más. Ya no estás. Y tus labios rojos ya no son el final de mi poema.

Mi pequeña Lolita. Este café conoce tu tristeza, esta taza sostuvo tus dedos cuando temblaban de un miedo áspero e irreconocible. Y tus piernas a las seis de la tarde, ya no esquivan mis dedos temblorosos. Y tus piernas de madrugada, no tienen el último polvo de nuestras batallas nocturnas. 

Y mi  Lola, ya no es Lola. Es una Dolores, escondida detrás del inodoro. Cubierta del amor púrpura. Cubierta del algodón en sus heridas. 

Mi Lola, es una Dolores sufriendo de parto. Y mi Lolita, tenía en el vientre un gatito que maullaba cuando mi lengua ronroneaba dentro de su boca. 

Mi Lola. 

Aún

Aún

Aún

Tu cuerpo es una cárcel

y tú sigues escondida detrás del inodoro

siempre

siempre

siempre

huyendo del asesino

huyendo de tu carcelero

de todos esos que vinieron

de todos esos que fueron

de todos los que vinieron después de mí

y mi Lolita me mira, me mira con sus ojos de venada

y en medio de mis brazos,

dice,

susurra

cuándo me dejarás, irme de ti

 

El asesino de mi pequeña Lola, 

siempre

siempre

siempre

fui yo. 

Comentarios3

  • Trovador de Sueños ...y realidades.

    Certero y expresivo... siempre leerte es un enorme gusto, dulce y querida amiga.

    Cálido abrazo con cariño; os deseo una grata y serena noche.

    Carlos

    • Sara (Bar literario)

      muchas gracias Carlos,
      infinitamente agradecida con su paso por mis letras
      saludos!
      :)

    • Amorina

      Demasiado triste, demasiado íntimo. No encuentro la estrellita

      • Sara (Bar literario)

        infinitamente agradecida con sus comentarios hermosa Marellia, muchas gracias
        abrazos infinitos!!
        :)

      • lunaplateada

        A pesar de q ya no publico ni entro a poemas del alma, te busco cada q aquí vuelvo, busco poder descifrar algún poema tuyo, esos que siempre me dejan una incertidumbre en mi estomago, y este no fue la excepción.
        Saludos mi querida amiga.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.