Raul Gonzaga

Soy la luz, el camino y la verdad


I
Me miras en la cruz, Me miras con dolor,
Mas no ves el amor, Te deslumbra mi luz;
Crees que me acabaron, Cuatro clavos y lanza,
Pero estoy en bonanza Y jamás me tocaron;
Las heridas del hombre Son tan sólo amenazas
De valor tan escasas Y carentes de nombre;
Yo domino los mares y devuelvo la vida,
Yo te curo esa herida y alivio tus pesares;
No le temo a la muerte, más le temo a mi hermano,
Al nefasto villano que me juega a la suerte;
Al que sólo me vende por monedas de plata,
Al que piensa que mata, al que piensa que ofende,
Al que nunca valora esa gran libertad,
Desdeña la verdad y el dinero atesora;
Al que pisa y humilla, al que grita inhumano,
Al que le das la mano y tu pie lo mancilla;
Al que no te valora, al que roba y maltrata,
Al que siempre te mata, tus virtudes ignora;
Hacedor de ilusiones, forjador de mentiras,
Amenaza con piras, no tiene convicciones,
Hermanos sin valía, que no pueden amar,
Y quieren acabar con cualquier alegría;
II
Yo amo a los que procuran seguir por mi camino,
No temen al destino y con fuerza aseguran
Que yo soy la conciencia, esa luz que ilumina,
El poder que calcina lo falaz de la ciencia;
Que soy plena armonía, un dulce despertar
El afán de encontrar esa interior valía;
El sendero divino, el sendero del ser,
Encontrar el placer en ese mundo prístino;
Ese ser que te emana inefable ternura
Esa dulce locura de la edad más temprana;
Yo amo a los que se entregan, que expresan ese anhelo
De desvelar del cielo los secretos que legan
Amo a tantos amigos que se dan sin medida,
Y buscan la perdida señal de los testigos;
Adoro a los que lloran al ver tanta injusticia,
Que buscan la caricia pero no los valoran;
Amo al que me ha seguido, a los seres que aman
Y que jamás reclaman el lugar elegido;
En fin, amo al honesto; al que quiere aprender,
Al que busca el placer, al que siempre está presto
De mostrar su valor para sacrificarse,
Sin temor entregarse tan sólo por amor…

Comentarios6

  • Raul Gonzaga

    Oh, la saeta, el cantar
    al Cristo de los gitanos,
    siempre con sangre en las manos,
    siempre por desenclavar!
    ¡Cantar del pueblo andaluz,
    que todas las primaveras
    anda pidiendo escaleras
    para subir a la cruz!
    ¡Cantar de la tierra mía,
    que echa flores
    al Jesús de la agonía,
    y es la fe de mis mayores!
    ¡Oh, no eres tú mi cantar!
    ¡No puedo cantar, ni quiero
    a ese Jesús del madero,
    sino al que anduvo en el mar! poema de Antonio Machado que Juan Manuel Serrat musicalizó; ojalá y les gusten nuestras propuestas

  • Maria Hodunok.

    Extraordinario mensaje Raul.
    Jesús vive y vivirá siempre.
    No hay para El imposibles, solamente nos pide amor a la humanidad y seguir su sendero.
    Muy sabias tus palabras, poeta.
    Siempre es un placer leerte.

    Mil cariños a tu alma noble.

    • Raul Gonzaga

      Maria Hodunok, entre al vida más avanza, más se acrecienta la fe en Él; saludos y un fuerte abrazo fraternal...

    • Samantha Sanz

      Disfruto mucho la lectura de tus poemas Raul, pero este en especial sobre la vida del Maestro de maestros, mi Jesús por siempre amado. Te ha quedado divino.

      Bendiciones, saludos y éxitos.

      Sami.

      • Raul Gonzaga

        Samantha Sanz, gracias, querida amiga; saludos y un fuerta abrazo fraternal...

      • Brizas (Shira)

        El es la luz que alumbra nuestra oscuridad, y como el padre que cuida a sus hijos y sacrifica por ellos, solo tenemos que darle un poco de todo lo que el nos enseña con su amor.

        Un abrazo y mi cariño Shira

        • Raul Gonzaga

          Shira, gracias, querida amiga eres un amor; saludos y un fuerte abrazo fraternal...

        • Trovador de Sueños ...y realidades.

          Un maravilloso poema... lleno de Luz que ilumina. Una joya para el alma.

          Un placer estar presente, hermano poeta.

          • Raul Gonzaga

            Trovador de Sueños ...y realidades, gracias, querido amigo, que te ilumine su luz...

          • Poeta al atardecer.

            Hermoso espíritu se levanta en tu corazón hermano Poeta; se suma con reverencia y alabanzas de alegría éste humilde ser, de quien Dios el Señor de mi vida ha tenido compasión, y sus misericordias han hecho favor a mi vida. Tus letras de hoy me recuerdan dos Hombres de Dios, en también tiempos distintos, pero con una característica de aquellos tiempos similar a los tiempos de hoy. El primero, los tiempos de sequía espiritual del gran Profeta Isaías anunciando 740 años antes la venida del Mesías de Dios. Está escrito en el capítulo 53 del mismo libro sagrado.

            "Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondemos de él el rostro, fue menospreciando, y no lo estimamos.
            Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros lo tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
            Más él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.
            Isaías 53 : 4 - 5
            !Qué Bellas palabras de tan grande amor de Dios, en la voz del Profeta!
            El otro tiempo de sequía espiritual fueron los tiempos de de un gran Hombre de Dios, antecesor del gran Maestro JESÚS !
            Juan el Bautista. Aquella voz que aún clama en el desierto, y prepara el cercano camino del juicio, que es el fin del tiempo de la gracia. Ese día tan cercano que el hombre no quiere reconocer aún en la voz de los hechos mundiales de nuestros difíciles días. Ese día está asomando sus párpados detrás de los montes que hacen un nuevo amanecer, y su mirada será de justicia para unos, y gloria eterna para quienes hemos creído a sus anuncios.
            Este humilde Hombre, se goza en tus letras querido Hermano y agradezco tu buen espíritu que me lleva en alabanzas a los altares de mi bendito Señor.
            La paz y el amor de mi Señor sean siempre en tu vida.
            En fraternidad
            Poeta al atardecer.

            • Raul Gonzaga

              Eres un experto conocedor de las letras del Señor; yo acepto humildemente tus benditas opiniones; Él está más ellá de todo,es superior, es el ungido; el Hijo del Creador; saludos y un fuerte abrazo fraternal..



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.