CARLOS ALBERTO BADARACCO

LA ENVIDIA SOCARRONA Y CARROÑERA



 

Se la ha visto ufana, arrogante, presuntuosa
Se la ha visto ciega, de odio, de pasión.
Se la ha visto llena de ira, de resentimiento,
de preocupación excesiva por el “otro”
Se la sigue viendo, como si fuera muriendo,
triste, depresiva, afligida, melancólica,
como perdida en el tiempo, poseída, desvalida.
Es casual verla, jubilosa, gozosa, pletórica.
Palabras, gestos o actos, denotan tristeza
por un amor, amor, perdido en el tiempo,
distante, apartado, remoto, pero presente,
siempre presente, que clava mordaz, áspera
y picante garras de dolor incontenible.
Murmurante y crítica con actitud maligna,
Unce con garras filosas y daña cual ave carroñera
o bestia semejante, segura de causar detrimento,
perjuicio, menoscabo, dolor o molestia.
Es así cuando desea algo que no se posee,
que no puede poseer porque no tiene facultad para ello.
Su vida ha perdido sentido, se ha cobrado venganza,
por su crueldad infinita, maldadosa, injuriosa.
No cabe en ella sino la derrota y la humillación
que no denota porque el odio la consume, la ciega.
El amor, amor verdadero, sólo es fruto duradero
cuando la humildad te anima, te propone, te incita,
te subyuga y encamina hacia una felicidad creciente.
Sólo así te destruirán, cuando el amor,
verdadero te proclame triunfante
y superior a tu propia valía.

CARLOS A. BADARACCO
13/12/08
(REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL N° 779760)

Comentarios4

  • Hermes Antonio Varillas Labrador

    Un placer poeta pasar por tu interesante escrito dedicado a esa gran debilidad de muchos seres...
    En cierta oportunidad, algo le escribí a la envidia...
    ¿Es mejor ser envidiado que compadecido?

    “Envidia Versus Conmiseración”
    - Hermes Varillas Labrador

    Aunque mala sea la envidia
    es mejor ser envidiado
    por extraños o conocidos
    transitando por tu lado
    que harto compadecido
    en un mundo interesado
    por la pereza y el descuido
    que a tu iniciativa ha opacado
    y no haber siquiera movido
    un dedo de tu genio bragado.

    La anterior composición inspirada en una frase de Heródoto, disponible en: http://www.frasedehoy.com/call.php?file=frases_mostrar&option=mostrar&frase_id=4179

    • CARLOS ALBERTO BADARACCO

      Tanto la envidia como la conmiseración son dos excesos de la existencia que exigen un conocimiento exhaustivo del "otro". Lo contrario es la vulgar concepción de que el otro es un pobre ser y si se lo envidia entonces quiere decir que el que no tiene lo que desearía lucha con deshonra por tenerlo. Se envidia siempre aquello que un ser no tiene, porque no es capaz de tenerlo. Esa es mi opinión y puedo estar equivocado. La envidia es aquel sentimiento o estado mental en el cual existe dolor o desdicha por no poseer uno mismo lo que tiene el otro, sea en bienes, cualidades superiores u otra clase de cosas. El efecto de considerar (meditar, reflexionar, estimar, juzgar) tiene una connotación diferente que no viene al caso. El acto de compadecer tiene particularidad de sentir lástima o pena por la desgracia o el sufrimiento ajenos o ser partícipe de ellos: La envidia es mucho más punzante, de hecho el remedio es la indiferencia, esta es un alma mortal contra la envidia. Heródoto es un presocrático con el que no tengo gran afición estamos en una época de descubrimiento de conceptos y hay mucho de mítico en las distintas concepciones. (484 A.C.) Por último conmiseración es un sentimiento de pena y dolor por la desgracia o sufrimiento de alguien. Pero este no es un término que desee yo confrontar en mi presentación.

    • Brizas (Shira)

      Es curioso pero a medida que avanzaba en la lectura, es como si te fueran golpeando con cada verso, sentía la rabia como un manto negro, esa negatividad que te ahoga cuando alguien te quiere dañar.
      Un saludo y un placer leerte Shira

    • El Hombre de la Rosa

      La envidia amigo Carlos es el deporte Nacional en muchos países del planeta Tierra y no tiene remedio alguno por ser intrínseca en los genes del hombre
      Un saludo de amistad y afecto de:
      El Hombre de la Rosa

    • Trovador de Sueños ...y realidades.

      Certero y expresivo... contundente y muy cierto, lo disfruté... apreciado amigo. Un gusto estar presente.

      Saludos cordiales.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.