DAMSYD

Sombras

Las sombras no dejan de ser sombras pese al frío.

Hasta el ave, cansada de su vuelo, va a buscarla y halla alivio en la penumbra.

Porque andar con los pies desnudos en el desierto hace llagas,

y la sombra dulce, amaina los ardores que uno calza.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.