anbel

Sin mirar atrás

Con cara impasible iba poco a poco guardando la ropa en las maletas, la doblaba meticulosamente y de manera ordenada para que no se arrugara; también metió alguno, poca cosa, de sus objetos más queridos, aquellos que le traían buenos recuerdos. Cerró la maleta, y cogió una un poco más pequeña donde guardó su calzado más cómodo e informal. Para qué tanta cosa, pensó…, se llevaría lo necesario y punto. Con las dos maletas recorrió todo el pasillo y las depositó a la entrada del piso. Cuando iba a abrir la puerta algo la detuvo, así que las volvió a dejar en el suelo y desanduvo lo andado. Mientras lo hacía, sin prisas, fue rozando suavemente con sus dedos, las paredes de su querido pasillo, de su querido piso…para ella tenía vida. Esas cuatro paredes tenían historia, vivencias, habían sido testigo de sus experiencias, buenas y malas. En ellas se había refugiado, tranquilizado, y recordaba con cariño el disfrute de la soledad, añorada, en él. Entró en su habitación, y la recorrió con la mirada. Decorada a su gusto, había sido testigo de noches dignas de recordar, de cariños, de mimos, de amor. También de malos y buenos sueños. Muy despacito salió de ella y se dirigió a la habitación azul, con sus dos camitas, la que ella decía de los niños, aunque no los había y que realmente era la de los invitados. Los edredones azules, combinado con blanco, y los vistosos y funcionales muebles también en azul y blanco, sin que resultara pesado el toque de color. Le gustaban los colores y que en cada habitación éstos fueran distintos. Luego se dirigió a su estudio , donde le encantaba estar, y en las que había pasado tantas horas de lectura y trabajo. Sus ojos se detuvieron en cada uno de sus queridos libros hasta que se fijaron  en las pocas fotos que tenía. Realmente pocas, pues nunca le gustaron demasiado, pero allí estaban los que ella más quería,  se giró y al salir acarició el marco de la puerta y acto seguido sus pasos o quizás su corazón, la llevaron al comedor, donde recordó aquel primer beso mientras veían una película, sus cabezas inclinadas la una sobre la otra, y sus manos entrelazadas, mientras una lagrima recorría la mejilla de él…emocionada salió de la acogedora habitación…echó un último vistazo al pasillo y se despidió de los cuadros que en él había, pintados con tanto amor. Su mirada se posó en las maletas, que pacientemente la esperaban, así que las cogió abrió la puerta y salió sin mirar atrás. Tomó todo el aire que pudo en sus pulmones, lo exhaló lentamente, se enderezó y con la barbilla elevada comenzó a caminar. En su boca se dibujaba una tenue sonrisa difícil de descifrar, bien pudiera ser de alegría, tristeza o quizá nostalgia. Un paso tras otro, se dijo….y siguió caminando.

Comentarios4

  • rosamaritza

    Sentido relato mi querida anbel, llegan los cambios y con ellos nos alejamos de tiempos pasados añorados, abrazo y beso tqm. amiga
    rosamary

    • anbel

      Gracias Rosamary...me imagino que la protagonista camina hacia ese cambio...paso a paso, y espero que le vaya bien. Un abrazo querida amiga.

    • kavanarudén

      Exquisito, profundo.
      Estuvo junto a ella. Caminé paso a paso. Entré en la habitaciòn azul, en su estudio, su amado estudio. Vi los cuadros. Sentì su emociòn y con ella me emocioné.
      Otra vida se abrìa a sus pasos.
      Aquellas maletas, pacientes que esperaban.
      Su salida, su corazòn que latìa fuertemente mientras saboreaba otra cosa, otra vida, otra oportunidad.....
      Realmente saboreé cada palabra, cada expresiòn profunda de tu ser.
      Me encantó amiga y confidente.
      Un fuerte abrazo de mi parte.

      Kavi

      • anbel

        Mi querido Omar, me alegro que te gustará...al regresar a casa, después de lo de mi padre, surgió el relato así. Yo también empaticé con la protagonista en cada linea que iba escribiendo. Un abrazo mi querido amigo, y ya sabes...¡a disfrutar de la vida!.

      • L' Sefer

        Algo que jamas hago es poner un escrito en favoritos, ya que es mi forma de releer lo que me gusta, este escrito por mucho guarda tanto sentimiento, un poco desarraigado, más melancólico, como qué has jugando a entenderte y sabes bien que es solo un instante, lo has descrito a la perfección, me he imaginado allí, no sé porque con algo de alegría, ¿quizás has sonreído al escribirlo?, tengo un máster de decir adiós a lugares, pero esto es diferente, 'y ja!, ja, ja, ja, intentarlo comprender solo la salsa de lo que esta detrás de ello, no sé, por mucho tiempo, no sé, no es una despedida pero si un hasta luego de algo tan propio personal, que creer que hablas de ti seria poco, ¿una estancia?, ¿un refugio?, ¿historias mentales en cada cubículo?, ¿los colores me tienen que decir más?, ¿son sus tintes de blancos, azules..?, me ha gustado, no tienes porque responder las preguntas son mías para ti, un saludo. L'

      • anbel

        Me encanta escribir relatos cortos,tengo publicados algunos en esta página pero muy pocos.... Cuando comienzo a escribirlos no sé muy bien lo que va a salir pero si tengo que reconocer que responden a una manera determinada de sentir o encontrarme yo....Quizás por eso escriba tan pocos.
        Lo que describo y sus colores don reales... Mi casa... Me gustan que sean diferentes..
        Poco más puedo decirte porque para serte sincera ni me acordaba de él ni de cuando lo escribí... Me suelo olvidar de lo que escribo y cuando lo releo como he hecho al recordarmelo tú, siento como si lo hubiese escrito otra persona.
        Un abrazo 😄 y me alegro que te agradase.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.