Donaciano Bueno

La tierra es de quien la trabaja

La tierra es del que la trabaja con el sudor de su frente,

al que agradece y consiente cuando la sed le rebaja;

la tierra no se relaja ya esté triste o sonriente

siguiéndole la corriente si el que trabaja la abraza.

 

La tierra es muy consecuente y al final les da sus frutos

brindando sus atributos al disfrute de la gente;

se derrama complaciente y al sol le ofrece tributos

y en sus surcos tan enjutos es amable y complaciente.

 

Incansable el labrador que abrigándose en un sueño

va imaginando que es dueño, de lo que labra señor;

es como aquel bebedor que embriagando va su empeño

y en su inocencia risueño va repartiendo su amor.

 

La tierra es humilde y noble, con su aspecto ocre parduzco,

la colora de un pedrusco y la firmeza de un roble

que te ha de compensar doble si con ella no eres brusco,

la firmeza de un etrusco y del tambor el redoble.

 

©donaciano bueno

Comentarios5

  • Cuervo4141

    cuánta verdad comparte en sus letras

    • Donaciano Bueno

      Gracias, amiga, por tu lectura. En realidad debiera haber escrito que ésta no es de nadie en particular, quizás el usufructo. En otra ocasión escribí algo sobre este tema. Un fragmento,

      Adan y Eva
      -según dicen, los primeros habitantes de la tierra-,
      de un lindo lugar llamado paraíso terrenal,
      de gracia y de belleza sin igual,
      -donde un palacio era una cueva-.
      ¿Qué tuvieron que hacer
      para perder ese vergel
      del que ellos eran los únicos y primeros inquilinos?
      ¿Cómo no se adelantaron al llegar de otros vecinos
      y así evitar que se lo repartieran en parcelas?.
      ¡Todo el mundo a sus pies y lo perdieron!
      Fue una cuestión legal.
      Nunca entendieron
      esa manía que los seres humanos tenemos por hacernos los amos del terruño.
      ¿Por qué olvidaron incluir en el contrato con su firma y cuño
      una claúsula remarcada con el nombre "indivisible"?
      -todo el planeta sería para siempre intransferible-.
      Y de este modo quedaría zanjada la manida cuestión territorial

      Un abrazo

    • la negra rodriguez

      El amor a la tierra es algo sagrado. Eso le hace a quen la trabaja el único y verdadero dueño aunque los frutos eniquezcan a otros. ya que es como una relación de posesión , la tierra reconoce las manos que la acarician y en el contexto social , la teirra es de quien la trabaja por derecho inalienable.
      besos

      • Donaciano Bueno

        Qué puedo escribir yo que no lo hayan hecho casi todos los poetas sobre este tema. En todo caso éste es mi modesto granito de arena, nunca mejor dicho. Ya sabes, un grano no hace granero pero ayuda al compañero.
        Un abrazo y gracias por tu comentario

      • LUIS.RO

        Bueno tu poema saludos
        Se han apoderado hasta de las divinidades, pues como estés en desacuerdo te excomulgan y ya no puedes ir al cielo; y de las fronteras, fíjate en las pateras.
        Y ¿porque la fabrica no es de los obreros?; y las minas de diamantes de los mineros, y los libros de las imprentas. Porque todo el mundo ha adoptado el libre mercado (y todo tiene un precio) porque es el que mejor se adapta al reparto de lo que hay, entre los interesados en ello.
        Es lo que creo. Un abrazo

        • Donaciano Bueno

          Cuantas preguntas, Luis, y cuantas no respuestas. Y cuantos tópicos. Pero la vida sigue y sigue...
          y nosotros nos seguiremos preguntando.
          Un abrazo

        • john morales arriola

          Claro y contundente poema y muy real todos tus dichos.
          Suscribo totalmente lo que has manifestado en tus versos..
          la tierra es de quien la trabaja y no se diga más..

          Saludos

          • Donaciano Bueno

            Gracias John por tu lectura y comentario.
            Un abrazo

          • PETALOS DE NOCHE

            Que profundo léxico tiene su poema, además de la reflexión y la idea..., "la tierra es de quien la trabaja" lamentablemente la tierra no es de nadie y sin embargo es de solamente uno, que no es Dios..., sino que la fuerza de ambición de un ser humano de papeles..., en fin, profundo, me hizo reflexionar...

            • Donaciano Bueno

              Gracias, amigo Pétalos de Noche por tu lectura y comentario. He de decirte que aunque no he comentado en tus textos porque no admites comentarios, me gusta tu originalidad que guarda relación con la imagen daliniana de tu perfil.
              Un abrazo



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.