Ludvaldo

SONETO A AMOR Y A LA AMADA

Vosotros de consuno habéis prendido 

con saña crudelísima este fuego

que el seso me ha quitado y el sosiego

y habráme en poco tiempo consumido,  

 

pues pronto podréis verme reducido

a exánimes cenizas, niño ciego

y arpía despiadada, pese al riego

de lágrimas copiosas que he vertido.  

 

Nerones que ante mí tañéis la lira,

no hay modo de apagar mi interna pira

-ardiente como el sol de julio en Nubia-  

 

excepto si, aplacada vuestra ira,

me cae de vuestro indulto al fin la lluvia,

odioso numen y asesina rubia.  

 

Osvaldo de Luis

 

Comentarios2

  • jarablanca

    Me gustó mucho tu soneto. Un placer leerte.
    Un abrazo.

    • Ludvaldo

      Muchas gracias.
      Un abrazo.

    • el poeta del abismo

      Excelente soneto, con buena estética literaria.
      Un gusto leerle, saludos de amistad.

      • Ludvaldo

        Muchas gracias.
        Un cordial saludo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.