Bernardo Arzate Benítez

La petición de un padre.

 

 

 

Unos hijos sollozaban

ante el padre moribundo,

que pronto se iría de este mundo,

pues sus fuerzas se acababan.

 

La angustia en el rostro de ellos

era claro y evidente,

¡Se jalaban los cabellos

por ese dolor latente!

 

De muy pobre economía,

ellos solo poseían una moneda de cobre,

solo para una flor.

 

Dijo el padre en su agonía:

"No me importa un entierro pobre,

hijos,solo entiérrenme con amor".

 

Autor:Bernardo Arzate

 

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy bello deseo de un padre moribundo amigo Bernardo...
    Un placer leer tus lindas letras...
    Saludos de amistad de Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...

    • Bernardo Arzate Benítez

      Mi estimado amigo(...)de la Rosa.Es muy grato para tu servidor volver a saludarte;he estado ocupado y no había estado por aca.Muchas gracias por tu amable visita y comentario.Veo en tu nueva presentacion que estas en muy Buena compañía,me elegra.Un fuerte abrazo.De un servidor.Bernardo Arzate.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.