han-jael

Perdón y olvido

Han pasado ya varios veranos.

Me he abstenido de contarlos

para no interrumpir el proceso de olvidarte.

Te he pensado. Si.

Algunas veces lo hice con rencor,

desdén y arrebato

y otras con tristeza, resignación,

anhelo y desencanto.

No quisiera presumir

pero hoy te digo sin recato

que ahora te pienso sin conflicto,

sin recelos, sin enfados.

 

Miro tu cara al fondo de mi pensamiento,

inmutable, sin expresión.

Confieso que sigo viéndote igual de hermoso

pero ya no condeno tu maldad.

Recuerdo tu frialdad

pero tendrás justificación.

 

Fue muy largo mi camino y muy tedioso.

Hubo tristeza, dudas y falta de esperanza;

enojo hacia mi misma por lo ingenua que había sido,

pero ahora comprendo que no fue amor fallido.

Ya no lo veo como un error.

Te disfrute. Fui muy feliz.

Aunque solo fue un desliz

ahora bendigo esta aventura

que en veces, por no tenerte,

parecía una tortura.

 

Cada quien vive la vida

como mejor parece y conviene

y yo quise vivir así,

yo decidí vivirte a ti.

Agrego que, hubo momentos

en que quería huir,

desaparecer y hasta morir,

por no lograr que me amaras.

 

Desee estar lejos porque a mi parecer

no podíamos estar juntos en el mismo lugar

que cada día se hacía más pequeño.

Estando yo ausente conocí otras mentes,

otras bocas, otras caras, otros deseos,

otros cuerpos, sabores, perfumes.

 

Pero hubo uno que escogí de entre todos

con el que experimente de nuevo el amor,

no tan intenso- confieso- que como fue contigo,

pero reí, sentí ilusión y esperanza.

 

Tu recuerdo en ocasiones insistía

en relucirse en mi memoria

haciéndome sentir que te traicionaba,

pero precisamente por eso estaba ahí,

por las veces que pedí

estar lejos de ti.

 

Se me concedió la oportunidad

de empezar a perdonar.

No a ti. A mí.

Y olvidarte.

Y hoy te pienso.

Después de no sé cuanto veranos.

Lo he logrado.    

Comentarios3

  • kavanarudén

    Hermoso! me ha encantado.
    Ese proceso para perdonar a alguien que se ha querido, pero que te ha hecho mucho mal y se ha ido, no es para nada fàcil, pero muy necesario si queremos seguir viviendo y amando. Quien recibe todos los beneficios del perdòn no es el perdonado, sino quien perdona.
    Muy de acuerdo contigo.
    Yo también lo he hecho y fue asì mismo como lo describes, pero ahora, pienso en esa persona y me siento sereno. Vivì momentos hermosos y quedaràn, para siempre, en mì.
    Un gusto leerte, un gusto descubrirte, gracias por compartir tu don.

    Omar

    • han-jael

      gracias a ti. por tu visita y tu acertado comentario

    • john morales arriola

      Acertado poema estimada...
      Sobretodo porque muestras el desencanto que un desamor logra...
      Y luego ese proceso que parece infinito del olvido...
      Para finalmente perdonartes ti misma por la rabia, por la ira que sentías y luego decir con mucha seguridad.. He logrado el olvido...
      Genial...


      Saludos

      • han-jael

        muchas gracias. una gran abrazo por el año que comienza

      • El Hombre de la Rosa

        Muy hermoso tu versar amiga Han.Jael...
        Un placer haber pasado por tu portal...
        Saludos de amistad de Críspulo...
        El Hombre de la Rosa...



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.