Ludvaldo

EPITAFIO AMOROSO

El pecho de mi amor, que a aquí me trajo,

más duro es que este mármol y más frío,

más seco que el desierto en el estío

y más funesto aún que el negro grajo.  

 

La causa del gris polvo que hay debajo

del planto que leéis fue su desvío

o acaso mi atrevido desvarío,

que en vano a altura olímpica me atrajo.  

 

Decidle que esta lápida maciza

protege entre cipreses mi ceniza,

residuo de quien fue por ella lava.  

 

Decidle, sin embargo, que mi liza

de amor en la otra orilla se eterniza,

que amor como este mío nunca acaba.  

 

Osvaldo de Luis

Comentarios3

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso tu soneto de amor amigo Ludvaldo...
    Un placer haber pasado por tu portal...
    Saludos de amistad de Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...

  • Ludvaldo

    Muchas gracias a ambos y un cordial saludo.

  • Donaciano Bueno

    Aunque no siempre comento la razón es que tendría siempre que darte un aplauso.
    Un abrazo

    • Ludvaldo

      Muchísimas gracias, Donaciano. Abrazos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.