Roquearguellesarevalo

Atid12

La noche tan azul

mi turbio cuerpo

sobre el frío césped,

le hablaba a la luna

y solo, sin nadie, escuchaba

el eco de los montes 

repetir su nombre.

 

La noche tan gris 

mi mente y mi alma

confluían en ese espacio 

tan horrendo, inhóspito 

y la luna celosa 

ya no me quiere hablar;

extraño su sonrisa.

 

La noche tan negra

de luto y despiadada

me lanza amenazas,

y dolía más mi indiferente alma

que el oír de sus palabras

de su boca, sus suaves labios.

 

Comentarios3

  • El Hombre de la Rosa

    Muy lindo tu poema amigo
    Bella la lectura de tus letras...
    Saludos de amistad y afecto...
    El Hombre de la Rosa

  • Roquearguellesarevalo

    Gracias Críspulo.
    Espero le vaya de maravilla.

  • bambam

    Me gustaron tus letras amigo Roque
    bambam



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.