zuazo

Abatido por el ayer

Cae mi sonrisa en la trinchera

con un tiro en el pecho

tumbada, sangrando a mares

añorando ver la luna llena.

Se ahoga la conciencia por su peso

y la arrastra la marea con sus males.

Otra vez las olas traen la pena

del futuro nunca cierto.

Caen al suelo los cometas espaciales

borrando el recuerdo con su estela.

Mis pies son ahora de cemento

y me pican los ojos por las sales.

El mundo es lo que antes era,

volvió la lluvia y se fue la primavera.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso tu poema amigo
    Bella la lectura de tus letras...
    Saludos de amistad y afecto...
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.