Carlos Fernando

Un día

 

 

jueves, 27 de noviembre de 2014

08:09 p.m.

 

Un día

cuando asomes al balcón

mirando el horizonte.

De tarde o de mañana.

Dios solamente sabe.

Me verás regresar,

pisando sobre aquellas

mismas huellas

que dejé sobre el camino,

con nuevo andar ligero

como entonces.

 

Idéntico al liviano andar

de aquellos pasos

del día que me alejé de ti.

Y me verás sonriente,

con la frente en alto

con la dignidad que tiene

el vencedor de sí mismo

al regresar triunfante de campaña.

 

No me verás como

si me pesara el equipaje,

ni verás en mis manos

cargando con valijas.

 

Que el equipaje que traigo

dentro del corazón me cabe.

 Y el corazón lo guarda.

Y porque los años cuando

no tan solo pasan por pasar,

sino que fructifican en el alma.

No pesan llevarlos.

Pues los fardos

que se cargan al ir,

se quedan en el campo de batalla.

Y el andar como te dije:

se hace ligero.

 

Me verás volver así,

y la añoranza que por mí tuviste

todo ese tiempo, se volverá

reposo y júbilo para que olvides

el pesar que el tiempo de espera trajo.

 

Me verás cuando asomes

por el balcón mirando el horizonte.

Y tus brazos que desfallecían

por el cansancio de una paciencia incierta.

Habrán de levantarse vigorosos

para tenderme tu mejor abrazo. 

 

Carlos Fernando ®

 

Comentarios4

  • El Hombre de la Rosa

    Me alegro de verle de nuevo en este portal poetico amigo Carlos y me encanta su poema...
    Un grato placer pasar por tu poetico portal...
    Un abrazo de sincera amistad...
    Críspulo El Hombre de la Rosa...

  • Carlos Fernando

    Querido amigo a pesar de la distancia. Muy querido amigo mío. Gracias por estar siempre presente, asomado a mi portal.
    Me aventuré a escribir mi primer libro, del cual en cuanto esté publicado tendré el gusto de enviarte un ejemplar. Solo un poco de paciencia porque apenas está en proceso.
    Cuando lo hayas leído, espero tu critica imparcial. aunque mi mejor deseo es que llegue a gustarte. Es una colección de once cuentos breves, en el que hice el intento por guardar la fidelidad debida a los temas (aunque paradíjicamente el libro carece de tema) y léxicos de cada personaje.
    Ahora, me estoy aventurando a escribir un nuevo libro, y este quisiera ubicarlo en España como lugar principal de la historia. Pero me estoy documentando lo mejor que puedo acerca de España, porque en la vida hasta hoy, no he tenido oportunidad de conocer ningún país fuera de México. Qué ironía verdad. Qué osadía la mía. ¿No es cierto? Así que supongo que me llevará algún tiempo terminarlo.
    Estoy a punto de cumplir sesenta años en diciembre próximo, y me parece que me encuentro en un momento que es un parte aguas de mi existencia. Me siento joven en mi corazón, y en la medida de mis fuerzas, me siento fuerte. En la medida de mis experiencias, creo que estoy madurando, y a punto de fructificar.
    Hay quienes llegan a este punto culminante con mucha mayor rapidez, a mí me ha tomado más tiempo. Pero confío en Dios, que no me iré antes de tiempo.
    Te envío un fuerte, sincero y fraternal abrazo querido amigo. Junto con mis más sinceros deseos de bendición para tu vida y tu familia.
    Amigo siempre.

    Shalom
    P.D. Gracias.

  • el poeta del abismo

    Despues de gran rato estar ausente aqui me encuentro con un gran poema suyo que me llega al alma su poema por lo veridico que suele presentarse en muchos amores.
    Realmente me facino
    No pude evitar leer su respuesta, al hombre de la rosa
    Sinceramente mis mejores deseos, espero algún día poder también publicar un libro.
    Saludos de amistad

    • Carlos Fernando

      Amigo poeta del abismo. Ante todo un cordial saludo par ti desde Querétaro, seguido de mi agradecimiento por tus palabras y por guardar mi poema. Y claro amigo, un día tendré el placer de leer ese libro que publicarás en el futuro. Sigue teniendo una vida de logros y triunfos.
      Shalom

    • ejemplo de usuario

      Bella reflexión del duro trasegar al ritmo de la vida, si se es agradecido con " EL ALTISIMO " no habrá lamentos, y los fardos de veras, se aprende a sentirlos como plumas, y llegar sin cansancio al final de la carrera. Me encantó sobremanera estar en tu espacio deleitando el intelecto, DIOS te abrace amigo y también yo. felicidades.

      • Carlos Fernando

        Amigo: ejemplo de usuario. Gracias, muchas gracias por tu bello comentario. Recibo y retribuyo el abrazo con un sincero y fraternal abrazo.

        Shalom



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.