hamudi92

el desirto del sahara occidental


Juan Carlos de Sancho



Sáhara vive en el desierto. En el desierto no hay árboles y como no hay árboles tampoco hay madera. Y como no hay madera no hay papel ni lápices. Sahara es amiga de una duna. La duna es su libreta en blanco. Sobre ella y con sus dedos escribe cada día cuentos que el viento transporta por el desierto.

Al amanecer, Sahara descubre como algunas de sus palabras han desaparecido para siempre. En cambio, otras, se han transformado en dibujos indescifrables. Los trazos se han alargado y las imágenes que van quedando inspiran a la joven escritora nuevos capítulos de sus “Cuentos Invisibles”.

La noticia ha corrido mundo y ahora es motivo de una tesis doctoral de una profesora de Nueva Zelanda, a la que Sahara permite hacer fotos mientras ella escribe. De vuelta a su país la doctora comentó: “ Imagínense mi sorpresa, al revelar las fotos comprobé que la duna siempre aparecía sin palabras. Fui incapaz de distinguir una sola línea, ni siquiera una letra. Sin embargo se que los cuentos fueron escritos en la arena. Lo se aunque no pueda demostrarlo”.

La tesis nunca pudo ser publicada ya que las fotos también comenzaron a velarse una tras otra. Gracias a este sortilegio, el desierto pudo mantener su lejanía y Sahara seguir escribiendo cuentos que sólo el viento podía leer.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Mucha verdad dicen tus sabias palabras amigo Sahara Libre, yio estuve trabajando de Mauritania algún tiempo en montajes para la congelación de pescado y mis amigos lo hombres azules me enseñan como sobrevivir en el desierto sin agua... c
    Cuando se queda sin agua, al atardecer, después de acostarse el sol, se quita el turbante y hacacieno un agujero en forma de cono en la arena, pone un cuenco en el fondo y lo cubren todo con la tela del turbante en forma de cono para que vierta el rocio sobre el cuenco y por la mañana milagro amigo, el cuenco está llenito de agua...
    Un placer pasar por tu portal...
    Saludos de amistad de Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...

  • Lina María

    me gustó la manera como desarrollaste esta poesia. Muchas veces, las mejores cosas se van con el viento y quedan flotando en el universo entero, no para unos sino para todos. Que bueno.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.