franciscolopezsantos

EL ESPEJO

Desde que ella no esta aquí

y no amanece conmigo

falta la voz que espantaba

el pensamiento sombrìo.

 

Y el propio espejo del cuarto

muestra un rostro que no es mio,

muestra el castigo del tiempo

en este cuarto amarillo.

 

Esta mañana temprano

aparece otro Francisco

y alguien que tiene de mì

facha de pena en domingo.

 

Desde que ella no està aquì

y no amanece conmigo

falta la voz que espantaba

el pensamiento sombrìo.

 

La gravedad del azogue

reside en la luz y el brillo.

por eso a apago la luz

para cubrirme de olvido.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy triste y bien rimado el poema que has escrito hoy amigo Francisco...
    Un placer pasar por tu lindo portal...
    Abrazos de amistad de Críspulo
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.