evans

Temüdjin

 

*Temüdjin

 

Pradera…

 

Escudriñé mi espada…

Miré mis manos vendadas,

Manchadas de sangre y polvo.

 

Mire hacia el horizonte…

La brisa acaricia eternamente

Las hiervas.

 

El silencio…

 

Contemplo...

 

A lo lejos, en mi recuerdo,

La guerra.

 

El cielo prepotente testigo.

La víctima, mi tierra.

 

Cierro mis ojos, y todavía

Puedo ver al enemigo.

 

-Las lágrimas esparcidas en el aire,

Por el golpe.-

 

Caí de rodillas y clave mi espada,

En tierra.

 

Besé el suelo por el que luché.

Y lloré…

 

Lloré hasta que el alba se puso.

 

Luego inmerso en el cansancio,

Pacíficamente dormí.

 

Como uno más de los cuerpos

Que yacían a mí alrededor.

 

Como uno más…

 

Fingiendo ser,

El dios de la guerra.

 

                                                                                      © Maximiliano Cabrera

 

Comentarios3

  • PoemasDeLaSu

    Muy interesante tu poema.
    con un buen desarrollo,
    Muchos besos

  • Desafio

    Latima no saber el lugar donde fue enterrado puesto que aproposito su tumba no fue marcada. Quien sabe tal vez en algun momento le hubieras podido llevar este homenaje.
    Buenisimo!!!

    Un beso!

  • isapoema

    Transmite tranquilidad, y el tema es fuerte. Está muy bien narrado, y es diferente a lo que nos tienes acostumbrados. Como siempre me ha gustado. Un saludo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.