Agustin Caicedo

Un pedazo de aquel mundo

Los humanos vivimos tristes porque no esperamos

La tierra se mueve y el cielo se transforma

Tenemos el afán de seguirlo, de alcanzarlo.

Mas no nos damos cuenta

Que aun sentados en una banca

El espíritu viaja y las personas pasan.

No somos especiales

Solo somos un pedazo de aquel mundo que se nos dio

Solo somos un fragmento de una gran historia.

Lo bello de ver al cielo pasar

Es sentirnos felices, despiertos

Realizarnos que hacemos parte

De un gran mismo mundo

De un muy vasto cielo.

Comentarios3

  • Mina Molina

    No somos nada, nuestra naturaleza lo es todo.

    Bella reflexión.
    Un abrazo

  • Marc Tellez Gonzalez

    Somos una bella coincidencia en este mundo, en esta vida.


    Gracias por compartir algo tan bello. M

    Marc Téllez González

  • mario mena mena

    Esa vastedad lleva a ubicarse y conectarnos con ella, y sentir que si bien somos parte, un grano de arena en la gran playa del universo, también no nos extraña esa inmensidad porque la llevamos por dentro, y nacemos con el ansia de buscarla, de encontrarla, de volvernos a conectar a ella.

    No nos sentimos ajenos a lo inmenso, ni siquiea en conflicto con él, sabemos que de él provenimos y a
    él volvemos. Si bien habitamos el polvo, es sólo una forma de viajar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.