josemiguel

Anécdota de Tarzán

Cuando niño me gustaba de leer las comidillas,

y semanal me compraba de cuatro a cinco revistas;

la que nunca me faltó era la de Tarzán,

que se pasaba en la selva con Juana y su mona Chita.

 

El hombre mono no hablaba muy bien lo que el decía,

y entre señas expresaba más bien su comunicación;

así de árbol en árbol iba dando un grito atronador,

agarrándose en bejucos que eran su transportación.

 

Juana se daba unos baños completamente desnuda,

a las riberas de un río que pasaba en las alturas;

y Chita que curioseaba hacía sus travesuras,

viendo de Juana en el agua aquella esbelta figura.

 

Tarzán desde un árbol vio, cuando Juana se bañaba,

y sus ojos no quitaba de lo que de ella admiraba;

y algo lo sorprendió cuando se toco su cara,

y notó que era pelo lo que en ella le brotaba.

 

Fue tanto su desespero que lo llegó a impacientar,

y ahí comenzó a gritar y formó un reverbero,

que no sé si le decía o fue que le preguntaba cuando se notó aquel pelo,

¡Juana, Juana, que “echó Chita, ah!

 

Copyright "©" Derechos Reservados 2014
José Miguel (chemiguel) Pérez Amézquita

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Mucho humor en tus bellas letras amigo José
    Un placer pasar por tu portal...
    Abrazos de amistad...
    Críspulo Cortés Cortés
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.