Eduardo A

Las fauces del horror se abrieron de par en par

Nunca se cierran

desde que el hombre es hombre.

Piedra, garrote o cuchillo,

la mano huesuda y fría,

oprime a la libre conciencia.

Génesis - Auschwitz - La Plata - México

Sin tiempo y sin patria,

“la muerte”, a secas.

Sus fauces no pueden cerrarse

insaciable, alimenta sus pesadillas

con sueños de inocentes.

Horrible bestia que devoras y aplastas

con fuerza descomunal,

tu fin está cerca,

profiere insolencias, aún.

El Anciano ya se sienta.

 

 

Comentarios3

  • GuillermoO

    Tremendo crimen el de los Estudiantes en Mexico; en la Argentina tmb nos acongojamos, pero pedimos JUSTICIA y NUNCA MAS !
    democracia CON INCLUSION; que los ricos no vivan de las capacidades restringidas de los pobres.
    Guillermo

  • mariarl

    horror niño

  • Eduardo A

    Gracias por sus saludos y comentarios, conmueve el alma realmente. Un abrazo para todos.-



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.