Darío Ernesto

A un Tala



 
Quise abrazarte insolente y torpe
Mas las espinas me detuvieron
Ver en los dias de noviembre,
el diminuto y verde fruto,
Como un pájaro aguardando en la siesta
El anaranjado alimento dulce a mi boca,
Quise trepar tus fuertes ramas
Rustica la piel de tu follaje arcaico
Lentamente con mis huesos
Escalé hacia el cielo
Y junto a un viejo nido de espinas abandonado
comprender que tus ojos son mis suspiros
que tu sombra es refugio
origen de la vida, alada y bulliciosa.
¡Oh bello tala de un rio perdido en mi tierra!
Moribundo ante tu plenipotencia
me postre
sintiéndome mortal y olvidado
queriendo ser ceniza
que abrace mi sueño profundo.
Tu raíz de vida y vestirme con tu prescencia.
Dario Ernesto Muñoz Sosa
Autor.

Comentarios5

  • kavanarudén

    Hermoso y sentido verso.
    Me ha dejado una sensación de tranquilidad, de paz, de armonía, de saciedad, realmente tienes el don de trasmitir hermosos sentimientos, producto de tu alma noble.
    Un gusto leerte amigo poeta.
    Un fuerte abrazo de sincera amistad.

    Kavi

    • Darío Ernesto

      Agradecido inmensamente a ti amigo, amo la sombra del arbol, cuando en la siesta su inmensa copa, sus frutos pequeños anaranjados, es asi de bello el tala.Abrazo hermano,tus palabras.

    • Beatriz Blanca

      Precioso poema dedicado a la naturaleza del árbol. Es como si lo veneraras, como se merece en su inmensidad y porte. Mis felicitaciones amigo.

    • jarablanca

      Bello poema Darío, dedicado a este árbol que debe ser muy hermoso, para inspirarte este maravilloso poema.
      Me encantó leerte.

      Un abrazo.

    • santos castro checa

      Sin duda, amigo, tienes un alma rebozante de pureza, inimaginablente bella, como tus escritos para la posteridad.
      Abrazos, hermano.

    • Darío Ernesto

      Amigos del alma y al menos puedo retribuir sus comentarios con agradecimientos, mas que puede hacer un tala ante el acha que yace bajo sus alas, cuando el mortal achero para subsistir talan sus bracitos, luego le sguiran la hormiga depredadora, los incendios intencionales, la caida de algun rayo en la noche de tormenta electrica, solo la poesia puede perdonar todo lo que existe, tanto que a cada ser le adornamos con bellos versos, perdonando, curando las heridas a un hermoso arbol centenario y n oble en sus silencios.Agradezco a todos ustedes, mientras mi corazon siga latiendo y mis entrañas clamen en poesia, les hare reverencia por leer mis poemas, gracias infinitas por estar alli donde quiera que existan.Desde Argentina les querre por siempre.

      • Darío Ernesto

        Amigos del alma y al menos puedo retribuir sus comentarios con agradecimientos, mas que puede hacer un tala ante el acha que yace bajo sus alas, cuando el mortal achero para subsistir talan sus bracitos, luego le sguiran la hormiga depredadora, los incendios intencionales, la caida de algun rayo en la noche de tormenta electrica, solo la poesia puede perdonar todo lo que existe, tanto que a cada ser le adornamos con bellos versos, perdonando, curando las heridas a un hermoso arbol centenario y n oble en sus silencios.Agradezco a todos ustedes, mientras mi corazon siga latiendo y mis entrañas clamen en poesia, les hare reverencia por leer mis poemas, gracias infinitas por estar alli donde quiera que existan.Desde Argentina les querre por siempre.


        Lee todo en: Poema A un Tala, de Darioernestomuñozsosa, en Poemas del Alma http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-323714#ixzz3MRMlGv9R



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.