Carlos Fernando

Piel de durazno

Piel de durazno, 

aterciopelada y fina. 

Así recuerdan tus pechos,

tu vientre núbil, las manos

que te hicieron caricias,

y se quedaron vacías.

 

Codicioso amante que apostó

lo que tenía

y perdió el azar.

 

Los años se llevaron 

hasta el recuerdo de tu rostro

y de tu risa.

 

En esta noche otoñal, 

solo las manos te recuerdan,

piel de durazno

redondeada y tibia.

 

Carlos Fernando 

31 octubre 2014

Comentarios2

  • Corazón

    Creo que una mujer con piel de durazno amerita un bello poema como este .
    Felicitaciones por esta inspiración

  • El Hombre de la Rosa

    Belleza y pasión en tu poema de amor amigo Carlos Fernando
    Muy grata su lectura...
    Saludos de amistad...
    El Hombre de la Rosa...

    • Carlos Fernando

      Siempre generoso conmigo y con lo que escribo mi querido amigo Hombre de la Rosa.
      Gracias.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.