Antonio Manuel Pereles

LA DAGA DEL OLVIDO

Delgada y fina espada la que me clavas hoy,
mas muerte le estas dando a mi entregado ser.
Si por amarte así, como premisa única,
de forma atormentada por tu capricho vil,
le das muerte certera a mi alma y a mi cuerpo;
maldigo cada beso que de pasión te di,
maldigo cada palmo de tierra que has pisado,
cada caricia tuya, y todas tus miradas,
maldigo lo que fuimos, maldigo, ya, vivir.

Comentarios3

  • maria gomiz luna

    Desgarrador poema, pasar de amar a maldecir sabiendo que ni por eso dejas de amar. Me gustó mucho Antonio.

  • Hugo Emilio Ocanto

    Todo un poema digno de todo elogio, poeta.
    Mi saludo.
    Hugo Emilio.

  • alicia perez hernandez

    QUE INTENSIDAD DE BELLOS VERSOS
    EL DESAMOR NOS DUELE
    PERO ES MEJOR DECIR ADIÓS
    CUANDO YA NO HAY AMOR
    ABRAZOS CON SALUDOS



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.