Jesheral

LA OLA.

Cerca de un banco paseaban,

doña Cleotilde y su esposo,

era el tiempo del mundial

que a nadie daba reposo.

 

-No me lo hubieran creído

si de paseo vengo sola,

y ver que están practicando

hasta en el banco ¡la ola!

 

-No es la ola esposa mía,

ven a verlo desde lo alto

lo que sucede en el banco,

es otro cotidiano...¡asalto!

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Hermoso poema pleno de sano humor amigo Jesheral...
    Saludos españoles de amistad...
    El Hombre de la Rosa

    • Jesheral

      Reciba tambien mi aprecio y mi caluroso saludo apreciado maestro.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.