Luis Cornelio K.

Extrañas compañías

Hoy en la soledad de mi habitación vuelvo

ha extrañarle, miro a mi alrededor creí sentir

su presencia su partida es tan notable y aun siento

la fragancia a rosas con la que solía excitarme, y la

tibieza de su cuerpo al momento de amarle,

quisiese que todo esto tan solo fuese un mal

sueño y que al despertar aun estuviese a mi lado

mas no es posible y de repente surgen lagrimas de

mis ojos. Esta soledad no es tan buen amiga me tortura

con fuertes comentarios de culpa suelo escuchar una

voz desconocida que me dice ¡¡¡ve por ella que tan bien

sufre!!! y es entonces cuando el orgullo se hace presente

y me lo impide de pronto la ira se hace presente y me

aconseja acabar con aquellos que me impiden amarle;

el miedo y el ego tan solo ríen y es entonces que

el pensamiento aconseja que ha llegado el momento

de olvidarle mas no estoy seguro de querer hacerlo

y es entonces cuando le vuelvo a buscar.

Comentarios2

  • DAVID FERNANDEZ FIS

    buen poema amigo,asi es,hay que seguir buscando lo que amamos o lo que nos da placer,pero no dejarse derrumbar,hay que luchar por lo que se quiere un abraso Robert

    • Luis Cornelio K.

      eso era justamente lo que pensava cuando lo escribi, muchas veses por perjuicios tontos nos limitamos a amar.

      • DAVID FERNANDEZ FIS

        Yo estoy en contra de esos absurdos prejuicios y tabues que a tantos limitan para amarse y gozarse como y con quien lo deseen,siendo placer,sexo y goce,que venga lo que venga,ni es delito ni es contrario a nada,solo es entre dos y eso es lo que importa,no te importe con quien o porque medio lo hagas,la vida es una sola y hay que disfrutarla,punto y al que no le guste,que calle y siga en el fondo de su botella. un abraso Robert

      • Hay 1 comentario más

      • El Hombre de la Rosa

        GENIAL POEMA AMIGO LUIS, TIENE CLASE Y RITMO, ADELANTE CON LA POESÍA.
        SALUDOS

        • Luis Cornelio K.

          Gracias por tan agradable comentario.

          Abrazos



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.