Oscurb

El origen de la filosofía

 

El hombre quieto se preguntaba
por qué hay algo, y no la nada;
por qué el sol, por qué la luna,
por qué la muerte, por qué el dolor.
Por qué no hay palabra que reúna
en una sola y firme sentencia
todo lo que siente, lo que piensa,
como en un simple y pleno color.

 

«¿Nos habrá moldeado un ser divino?».
«¿Existiremos por azar, por destino?».

 

El hombre creaba filosofía,
se asombraba, se espantaba,
de las preguntas no escapaba
y cada vez menos entendía.

 

«¿Qué habrá más allá de la muerte?».
«¿Reencarnaré? ¿Tendré esa suerte?».

 

El hombre sentía varias cosas
(inexplicables muchas de ellas):
algunas calmas, otras furiosas;
algunas simples, otras complejas.

 

El hombre quieto, ya anonadado,
miraba solitario el cielo estrellado.
Mientras pensaba había oscurecido.
No había extraído conclusión,
pero no se sentía fallido.
«No sé realmente qué es la verdad»,
le dijo al cielo crepuscular.

Y el eco de su voz, le pidió perdón.

 

Comentarios3

  • Ferbipe

    Fantástica reflexión...La duda es el principio de la sabiduría!

    Saludos. Ferbipe.

    • Oscurb

      Claro, sin lugar (¿o con lugar?) a dudas. Gracias por el comentario.

      Un abrazo,
      Oscurb.

      • Ferbipe

        Siempre con lugar a dudas!

      • Cesar Zamora

        exelente poema, y muy lleno de reflexiones, que todos nos hemos hecho un dia, me encanto leerlo, un abrazo grande para ti

        • Oscurb

          Me alegra que lo hayas disfrutado César. Gracias por el comentario.

          Otro abrazo,
          Oscurb.

        • Criticón

          Y yo que pensé que la filosofía iniciaba cuando uno se preguntaba
          quién chingados soy? por que putas escribo?

          • Oscurb

            Pero, ¿por qué no? La duda y el asombro son los iniciadores del pensamiento filosófico.

            Un abrazo,
            Oscurb.



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.