Esteban Mario Couceyro

Tenue deseo

Deseo, tenue deseo de medianoche

que como lenta hiedra

subes por el pecho

y te enroscas al cuello

sococándome, en este incipiente suspiro

en medio de la noche

que escapa entre las estrellas

atesoradas en la memoria.

 

Las mismas

que puntuales, precisas y finas

cubrieron de pudor

tus ojos, ahogados de mares

navegados por mis labios.

 

Deseo, tenue deseo

¿por qué te deso esta noche?

entre las mismas estrellas

y mis labios varados

en los bordes de la almohada.

Comentarios4

  • Darkness.cl

    Emotivo y sensual tu poema amigo...
    Muy grato leerte...recibe mi abrazo.
    Nancy

    • Esteban Mario Couceyro

      Gracias Nancy, el deseo es el hambre del alma...
      Te saludo
      Esteban

    • Isis M

      al alma no se le deja pasar hambre...preparele un buen cafe en la mañana, algunas tostadas y listo salga a caminar a darle a su lama motivos y razones para suspirar...no ha visto sentado en un parque como comen las plaomas?...eso es alimento para el alma...espero que mi comentario le de hambrita y vuelvca a regalarnos algo de su alma saciada y sin hambre....saludos

      • Esteban Mario Couceyro

        No hay como saciar el alma, tras un ayuno...
        Un abrazo
        Esteban

      • Ferbipe

        Es sencillo y muy dulce de leer, me ha gustado leerte...

        Saludos. Ferbipe.

      • Beatriz Blanca

        Dulce poema de amor con deseos tan claros como el borde de tu almohada.
        Te saludo amigo

        • Esteban Mario Couceyro

          El deseo es el primer escalón y la almohada es testigo...
          Saludos
          Esteban



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.