Fernando de Lira

PASEO NOCTURNO.

 

En el silencio de la noche

llegan a mis oídos

los acordes de un violín.

Es una tenue melodía

que insta a mi alma

soñar, pasear y vivir,

quizás admirar tras la verja,

los hermosos rosales 

que en años lozanos 

mi madre plantó.

Quizás volver,

para admirar la vieja pileta,

que como muda testigo calla,

los viejos romances

que un día escuchó.

Junto a ella, enormes camelias

sobre la tierra umbrosa,

porque la luz del alba a este lugar...

Nunca ha de llegar.

Me he distanciado de la verja

un largo trecho...

La tenue melodía del violín

se ha ido junto al viento.

Dejé atrás los rosales

las camelias, la pileta y rododendros

frente a mí:

dos araucarias y un canelo

y palmeras que buscando la luz crecieron.

Las palmeras de otras tierras 

con añoranzas vinieron

las araucarias y el canelo

para ti amada mía

de nuestra tierra nacieron.

Por el sur,

madreselvas y peinadas zarzamoras

señalan límite a mi paseo,

por el norte, la vieja verja

de fierro oxidado y feo.

 

 

 

Comentarios3

  • Gisela Guillén

    Muy bello PASEO NOCTURO
    Un gusto conocer tus letras
    Bienvenido Fernando

    • Fernando de Lira

      Gracias Gisela por tu comentario, recién llegando de viaje y retomando ritmo, el lunes reactivo mi twitter @jfbravolira.
      Un abrazo amiga y mil gracias.-

    • anfaber

      BRINDO PORQUE SE MULTIPLIQUEN TUS LETRAS Y TU ÉXITO!

      • Fernando de Lira

        Gracias por tus palabras Anfaber, tus palabras estimulan a seguir...
        Abrazos
        Fernando de Lira.

      • Violeta

        QUE ADORADO PASEO NOCTURNO ...BESOS

        • Fernando de Lira

          Un paseo nocturno lleno de melodías Violeta
          Abrazos
          Fernando de Lira.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.