Luis Alvarez

EN VALVISDENDE

                                                                                                                                                             Para:

                                                                                           Adriana Bonvento Vicentini

 

 

En un remanso de paz

                véneto y austríaco

Conocí a una muchacha

                que me habló de su pueblo.

Su boca derramaba

palabras amorosas

y ellas me condujeron

a conocer su fuente.

 

Y, entonces, en aquella oquedad

que rezumaba

los colores y ritmos y las dulces

palabras de Fiammetta,

me he dado cuenta

de tantas cosas ciertas.

 La nieve, por ejemplo,

es igual a las nubes,

con ambas pueden generarse

mil figuras, mil sueños

cual si fuesen diseños infantiles

de mil naturalezas diferentes.

 

Por esto, en un momento,

al detener mi vista ante sus términos,

he contemplado los carruajes,

animales y mitos, que desaparecían

al compás de las horas

y se ocultaban detrás

de una ensenada.

 

 Y al descender y columbrar el puente:

un río convertido en una ruta

en donde los juguetes, animales y mitos

también desaparecían entre las aguas.

 

De pronto, inmerso

dentro de aquellas realidades

abracé la nube...

y la abracé tan fuerte

que en mi pecho quedaron

los restos de la nieve.

 

Nieve valvisdendana,

itálica y austríaca

que, al ser nube,

irradia mil caminos tranquilos

que esperan  otros mil pueblos...

diferentes.

 

 

 

 Valvisdende (Italia), abril de 2007 (Primavera).

 

 

 

 

Comentarios2

  • Oscurb

    Realmente muy lindo poema, cargado de simbolismos y metáforas nuevas: la nieve como un lugar de reencuentro con uno mismo, pero también como un contexto para abrirse un poco más ante el otro.

    Las críticas constructivas que haría serían 1) dejar la letra de la página como viene por default (no en negrita) para hacer más amena la lectura, 2) quitar la imagen (esto es estrictamente estético, creo que es mejor) y 3) en los últimos dos versos no entiendo por qué hay dos puntos suspensivos, creo que ya el hecho de cambiar de verso da lugar a una pausa; si a eso sumamos un conjunto de puntos suspensivos la pausa se hace mucho más larga, pero, ¡dos!. Quizás esa pausa particularmente larga era lo que buscabas de todas formas. Excepto la 1), la demás "críticas" son estéticas, y todas más que opcionales.

    Un abrazo,
    Oscurb.

  • Luis Alvarez

    Muchísimas, pero muchísimas gracias amigo. Estos son los comentarios que me gustan. Los de las negris, no es que yo las coloque de esa manera; es que me gusta usar Arial black. Te aseguro que reflexionaré sobre tu comentario. Te saludo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.