Raúl Daniel

¡Qué pena! (Cruzada por la vida)


AVISO DE AUSENCIA DE Raúl Daniel
Estimados amigos de Poema del Alma: Debido a vicisitudes muy extensas de relatar me vi alejado de la página, hoy intento regresar, paulatinamente iré subiendo algunos poemas que ya publiqué, por lo que les pido paciencia, pues es por ahora todo lo que puedo hacer, gracias por vuestra comprensión.

 

¡Qué pena!,[1]

¡No corriges a tu hijo!, ¡Qué pena!,

¡Y te crees una madre buena!...

Te voy a contar una historia,

algo que sucedió en Norteamérica:

 

“Estaba un reo condenado a muerte,

más varias sentencias a cadena perpetua;

era un asesino de los peores vistos,

implacable y sin ningún escrúpulo.

 

Robaba, violaba, asaltaba y mataba,

consumado estupros,

y, hasta había secuestrado

a varias personas y también torturado.

No tenía opción de perdón,

y, en muy pocos días sería ejecutado.

 

Pero, como se estila por todo el orbe,

se le preguntó, si tal vez tendría un último deseo,

que si era posible, se lo cumplirían,

y pidió a su madre, que quería verla.

 

Era tan terrible, este delincuente, tan intemperante,

que, aunque prisionero, no podían soltarle,

y lo encadenaban y ponían esposas.

Así maniatado, así atajado, recibió a su madre.

 

Al tenerla al lado, le pidió acercarse,

¿Qué madre no quiere dar un beso a su hijo?,

más, de despedida, y arrimó su cara.

El ya condenado ¡le mordió la oreja

y arrancó de cuajo!, y dijo gritando:

 

-¡Tú eres la culpable!, porque me dejaste

hacer mis caprichos y no me corregías

cuando era niño, ahora recibo

el pago de tu ignorancia,

¡de la estupidez con que criaste hijos!”

 

No quiero asustarte, pero he visto casos,

salir delincuentes de hogares decentes,

por un solo error, ¡Ser muy tolerantes!,

¡Mujeres que creen que su hijo es Dios!,

y ¡no lo corrigen cuando aún es tiempo!

 

¡Con vara hay que darles!, se lee en la Biblia,

y no es tan feo este consejo;

el mundo castiga con hierro

cuando lo hace luego.

 

Te veo, ahora, criando, ¡Sé más responsable!,

que, los niños, ¡es muy prontamente

que se hacen grandes!;

y, ¡no son juguetes que te diera nadie!;

¡Ellos son personas que te fueron puestas

para su cuidado!, y, Dios y la vida,

habrán de pasarte la cuenta,

cuando llegue el tiempo, ¡y ya sea tarde!

 

 


[1] No hay escuelas para padres, ni colegios ni carreras universitarias para graduarse de padres, como tampoco de esposos. Esas cátedras se imparten en el hogar, y, los errores que se cometen al criar los hijos, todos, se pueden catalogar como desprotección, porque la sobreprotección incluso, la permisividad también conlleva la consecuencia nefasta de la mala formación en la personalidad del niño, que sí o sí sufrirá y hará sufrir por la repetición de los errores cometidos.

 

Comentarios5

  • Cesar Zamora

    Hermoso y a la vez muy reflexivo poema, mi querido hermano Raul, como lo dice la misma palabra no hay niño malcriado...sino MAL-CRIADO por eso vemos esos casos que relatas, un gusto leerte, un abrazo amigo del alma

    • Raúl Daniel

      Hoy en día se está dando mucho..
      Gracias amigo..
      Un abrazo..
      R_D

    • la negra rodriguez

      Hay que saber reprender a tiempo . Lei en alguna parte que el coprrectivo debe ser: corto sin violencia y en el instante que se cometio la falta o por lo menos en el momento de entarnos de ella. ellos lo agraderceran algun dia. pero no debe ser con furia ni que se convierta en maltrato. Pienso que uno de lso maltratos es consentirles sus caprichos, asi se crean los monstruos.
      besos.

      • Raúl Daniel

        Has dicho bien, se trata de corregir.. no se maltratar.. con maltrato empeoramos las cosas..
        Un beso..
        R_D

      • claudia07

        muy buenas letras amigo llenas de rteflexion , los niños no tienen culpa la culpa es de nosotros por no poner limites a tiempo , abraozs

        • Raúl Daniel

          Gracias Claudia.. educar es todo una ciencia!
          Un abrazo..
          R_D

        • cecily olwood

          me gusta,
          como dice un famoso refrán de aquí, que quizás conozca.
          "la culpa no es del chancho sino de quien le da de comer"
          saludos
          cecy

          • Raúl Daniel

            Muy risueña la comparación, ¡pero acertada!
            Gracias por tu comentario..
            Saludos cordiales..
            R_D

          • Tizzia Holwin

            No se hasta donde estoy de acuerdo, es verdad que es importante educar con el ejemplo, pero también igual de cierto que las decisiones finales las tomamos los individuos.
            ¿Hasta donde puedo escudarme en los errores que conmigo fueron cometidos?
            No olvidemos que el cambio, comienza en uno mismo y así como tenemos la opción de ser peores que nuestros padres, también exista la ser mejores.

            Un abrazo



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.